Manejo 4×4

Preparación de Manejo 4×4

VERDE, ROJO y NEGRO. Estos son los colores que definen la dificultad de las pistas de conducción de vehículos especiales en la ciudad de Neuquén.
Pero también definen un nivel de preparación determinado. E incluso actitudes diferentes por parte de los conductores.
Conforme avanzamos por los colores en nuestra progresión personal, no sólo nos enfrentamos a dificultades técnicas sino que también las emociones entran en juego jugándonos buenas y malas pasadas en ocasiones.
La manera correcta de enfrentarse a nuevas situaciones o como aprender a conducir nuestro vehículo. La técnica y la preparación minimizan los riesgos para que la progresión sea correcta, disfrutar con sentido común. Podremos avanzar por los colores que estén acordes a nuestra capacidad técnica.

PISTA VERDE

El color verde y su ejercicio correspondiente. Aparentemente básico, pero que lleva mucho tiempo perfeccionar: “la posición de manejo, la actividad del acompañante o copiloto, uso y/u oportunidad de utilización de los accesorios del vehículo

Utilizaremos la pista, donde el entorno es seguro y nada nos causa estrés, podemos concentrarnos en el ejercicio y en nada más.

Como estar en el vehículo, previa charla técnica, luego la ejecución y en algunos casos la correción, de ahí van a partir todos los movimientos, así que la posición ha de ser siempre lo más perfecta posible.

Lo importante es buscar la naturalidad en todo lo que hacemos. Colocación del apoya cabezas en el lugar adecuado, colocación del Cinturón de seguridad, distancia entre el conductor y el volante, colocación de las manos sobre el volante, brazos y piernas semiflexionadas.

Conforme avanzamos podrán observar la importancia de la postura en el lugar de conducción, de los objetos que van dentro del habitáculo. Las variables que ocurren a tu alrededor mientras conduces Tú vehículo, como afectan a tus emociones.

La tensión sumado a la velocidad y la pendiente hacen que la lucha de un conductor por mantener la posición correcta del vehículo sea constante.

PISTA ROJA

De nivel medio-alto, estas pistas tienen un grado de dificulta más elevado con desniveles desnivel importante (40%) y en ellas se circula con precaución, aumenta la profundidad de vadeo. Se recomienda dominar la colocación de cadenas, reemplazo de cubiertas, Uso del malacate, anclajes, planchas de desatasco.

Las condiciones del vehículo y conductor (fundamentalmente), es un condicionante para atreverse con este color. Puede haber zonas con barro, agua, arena, ripio y zonas estrechas y cambios de rasante.

PISTA NEGRA

Mayor nivel de dificultad. Son pistas con pendientes pronunciadas y vadeos más profundos, puentes que cruzar, Las condiciones del vehículo y conductor (fundamentalmente), es un condicionante para atreverse con este color. Puede haber zonas con barro, agua, arena, ripio y zonas estrechas y cambios de rasante.Son espacios para conductores expertos que saben defenderse ante cualquier situación. Las pistas negras suelen se de más cantidad y dificultad de obstáculos, por ello la duración es de 3 a 4hs, por lo tanto se disfruta de un mayor recorrido

Condiciones para el ingreso y permanencia en el predio:

El comportamiento en pistas de conducción conlleva una serie de Normas de Seguridad y actuación que se deben conocer. Deben evitar situaciones peligrosas provocadas por su propio comportamiento o por material defectuoso o inapropiado. Se debe adaptar la velocidad a las condiciones de la pista y nuestras limitaciones personales. Prestar especial atención está PROHIBIDO adelantar a otro conductor (sin autorización del instructor) o al incorporarnos a una pista con sus diferentes niveles. Evitar las paradas innecesarias. Cuando nos desplacemos a pie hay hacerlo por el borde de la pista y respetar siempre, con CHALECO DE SEGURIDAD, las señales e indicaciones . En caso de accidente el conductor está obligado a dar aviso a los servicios de seguridad y proteger al accidentado, identificarse y dar su testimonio.

Es importante que conozcas los Niveles de las pistas de conducción. Conduce siempre en pendientes, vadeos, ripio, arena, etc donde puedas controlar la velocidad y que sean adecuadas a tu nivel. Ve avanzando en los niveles de las pistas a medida que va progresando tu desempeño y confianza en la conducción. Y nunca conduzcas en lugares SOLO o lugares NO habilitados (cerradas al público.)

Es importante que imprimas la ficha de ingreso y la presentes antes de ingresar al predio.

CLICK AQUÍ

Previous
Next

Manejo Defensivo

CONDICIONES PSICOFÍSICAS PARA CONDUCIR:

DESCARGAR PROGRAMA

CONDICIONES PSICOFÍSICAS PARA CONDUCIR CAMIONETAS 4×2 Y 4×4:

DESCARGAR PROGRAMA

CONDICIONES PSICOFÍSICAS PARA CONDUCIR MOTOS:

DESCARGAR PROGRAMA

CONDICIONES PSICOFÍSICAS PARA CONDUCIR TRANSPORTE PUBLICO DE PASAJEROS:

DESCARGAR PROGRAMA

CONDICIONES PSICOFÍSICAS PARA CONDUCIR CAMIONES:

DESCARGAR PROGRAMA

CONDICIONES PSICOFÍSICAS PARA CONDUCIR AUTOS:

DESCARGAR PROGRAMA

CONDICIONES PSICOFÍSICAS PARA CONDUCIR AMBULANCIAS:

DESCARGAR PROGRAMA

Boot Camp.

Las últimas tendencias en deporte se basan en unir varias disciplinas y ejercicios a la vez con el
fin de obtener un mejor rendimiento físico y mental en menos tiempo. El centro deportivo
debe reinventarse a diario para ofrecer novedades porque los usuarios buscan nuevas
experiencias siempre diferentes a las actividades tradicionales.


Entre estas novedades, el Boot Camp o entrenamiento a base de ejercicios militares está
dando mucho que hablar, convirtiéndose en todo un fenómeno en actividades deportivas en
Norteamérica que entra, poco a poco, en otros países como Europa.

MAS INFORMACION

Regulación del transporte de mercancías peligrosas

ADR: regulación del transporte de mercancías peligrosas

La manipulación de Mercancías Peligrosas está sujeta a diversos riesgos para la salud de las personas y el medio ambiente. En este post profundizamos en las principales características de la normativa que regula su uso.
Hoy en día, en la sociedad que vivimos, se nos haría muy complicado no hacer uso de infinidad de productos considerados peligrosos. Sería impensable, que por su carácter peligroso, no utilizáramos en el día a día algo tan cotidiano y esencial como la lejía, ya que nos ayuda a limpiar y desinfectar tanto en el entorno doméstico como en el industrial. Y así, podríamos hablar de un sinfín de materiales: adhesivos, cosméticos, detergentes, fitosanitarios y abonos, hidrocarburos…. Tal vez, la mayoría de nosotros, no seamos conscientes del uso tan generalizado de las llamadas «mercancías peligrosas (MMPP)» y de la importancia de su uso infinidad de procesos cotidianos. Sin embargo, como su propio nombre indica, se trata de materiales y productos que presentan un riesgo para la salud y la seguridad de las personas, o que pueden producir algún impacto negativo sobre el medio ambiente. Es por ello que la manipulación de estas mercancías peligrosas, una vez fabricadas, requiere que se extremen las precauciones tanto en la carga, como en la descarga, embalado y transporte. Con el objetivo de reducir los riesgos derivados de la manipulación de las MMPP, se crea una norma que facilita las operaciones y garantiza unas condiciones de máxima seguridad: Acuerdo europeo relativo al transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera, más conocido como ADR. A nivel Nacional, es el Real Decreto 97/2014, de 14 de febrero, por el que se regulan las operaciones de transporte de mercancías peligrosas por carretera en territorio español, la norma de referencia que completa al ADR en aspectos que, o bien no se contemplan, o bien se deja libertad a los Estados para su desarrollo o concreción.

Estructura del ADR

El ADR consta de 17 artículos y dos anexos:

Anexo A

En el anexo A se indican las acciones necesarias para remitir una mercancía antes de realizarse el transporte en sí mismo.

  • La clasificación de las mercancías, incluidos los criterios de clasificación y los métodos de pruebas relativos a ellos.
  • La utilización de los embalajes (incluido el embalaje en común)
  • La utilización de las cisternas (incluido su llenado)
  • Los procedimientos de expedición (incluido el marcado y etiquetado de los bultos, la señalización de los medios de transporte, la documentación y los datos prescritos)
  • Las disposiciones relativas a la construcción, la prueba y la aprobación de los envases / embalajes y de las cisternas.
  • La utilización de los medios de transporte (incluida la carga, la carga en común, y la descarga)

Anexo B

El anexo B contiene todos los condicionantes a tener en cuenta a la hora de efectuar el transporte como tal.

  • Disposiciones relativas a los equipos, al equipamiento, y a la explotación de los vehículos y a la documentación.
  • Disposiciones relativas a la construcción y a la aprobación de los vehículos.

Formación y obligaciones de seguridad de los participantes

Los distintos participantes que intervienen en el transporte de MMPP (expedidor, transportista, destinatario, cargador, embalador, cargador de cisternas o llenador, explotador de un contenedor cisterna o de una cisterna portátil, descargador) así como sus empleados, deberán respetar las disposiciones del ADR tomando las medidas de seguridad adecuadas según la naturaleza y la amplitud de los peligros previsibles. Es por ello que cualquier persona implicada en el proceso de transporte de una mercancía peligrosa, no podrá realizar sus funciones sin haber recibido previamente una formación acorde a lo dispuesto en el ADR y el propio Real Decreto 97/2014 .

La figura del Consejero de Seguridad

Otro de los aspectos clave del ADR es la obligación que tiene cualquier empresa implicada en la actividad del transporte de MMPP de nombrar uno o varios Consejeros de Seguridad. Esta figura será la encargada de ayudar en la prevención de riesgos de las personas, los bienes o el medio ambiente, inherentes a estas actividades. Sus funciones principales serán:

  • Examinar que se respeten las disposiciones relativas al transporte de MMPP.
  • Asesorar a la empresa en las operaciones relacionadas con el transporte de MMPP.
  • Redactar un informe anual dirigido a la dirección de la empresa sobre las actividades de transporte de MMPP.

¿Qué empresas deben cumplir con la normativa de Mercancías Peligrosas?

A modo de ejemplo, vamos a enumerar algunas de las industrias que deben tener en cuenta, por la naturaleza de su actividad, la regulación del transporte de Mercancías Peligrosas:

  • Industria de fabricación de materias primas: Adhesivos, Cosméticos, Detergentes, Disolventes, Muebles, Papelería, Pinturas, Textil
  • Industria agroalimentaria: Abonos, Cooperativas agrícolas, Industrias alimentarias en general, Piscifactorías.
  • Limpieza y servicios: Complejos deportivos y de ocio, Empresas de limpieza, Geriátricos, Grandes restaurantes, Hospitales, Hoteles, Lavanderías Industriales
  • Transportistas: Empresas de transporte de mercancías, Empresas de transporte de viajeros, Plataformas logísticas
  • Distribuidores: Fitosanitarios y abonos, Estaciones de servicio, Productos para piscinas, Productos químicos en general, Productos químicos para hostelería
  • Otros: Canteras, Control de calidad de construcción, Destilerías, Gestores de residuos, Pirotecnias, Talleres de vehículos.

Estamos rodeados de mercancías peligrosas en nuestro día a día y lo que debemos hacer, si nos dedicamos profesionalmente a su manipulación, es cumplir con una serie de puntos marcados en el ADR y toda la normativa en vigor. 

“Conducción segura de camionetas 4×2 y 4×4” Las claves del terreno ARENA – PIEDRA – BARRO

Las claves del terreno

Arena: «Se discute qué modo utilizar en este terreno; nosotros promovemos una conducción recreativa; entonces, es mejor circular en baja en 4° o 5° marcha (para preservar el vehículo) que en alta en 1°, por ejemplo. Lo más importante en la arena es jugar con la inercia para superar los obstáculos.
En materia de seguridad, hay que tener cuidado con los médanos cortados abruptamente en la cumbre (en V), porque es muy fácil volcar de punta. Cuando se asciende, el peso está todo en el eje trasero; si seguimos acelerando, al llegar a la cumbre el vehículo vuela y el corte del médano hace que pueda volcar. Para evitar esto, antes de llegar a la cúspide hay que transferir masa al eje delantero. ¿Cómo?: desacelerando o con una pequeña frenada, si el vehículo no tiene caja de transferencia. Los neumáticos deben ser desinflados (12 a 18 libras en uno mediano y de 20 a 30 en uno pesado), pero como esto conlleva el riesgo de destalonarlos no se deben realizar maniobras bruscas; por ejemplo, realizar giros cerrados, escarbar o derrapar.




En este caso la clave es la inercia. No te detengas en una subida (te va a costar arrancar después). Mantené un régimen de revoluciones alto. Con la reductora o baja conectada arrancá en segunda para no hacer un pozo.


Conducción en arena
–          El principal riesgo es quedar atascado. Para evitarlo conducir con suavidad y circular con tracción total, en reductora y con la marcha más alta que admita el vehículo.


En los médanos. Frená con la caja y no con pedal, salvo emergencia. Los médanos se encaran de frente (nunca en diagonal). Si te quedás a mitad de camino, bajá marcha atrás por la misma huella. Al llegar a la cima desacelerá para transferir el peso al eje delantero. En caso de «surfear» el lomo de una duna, si la cola de la camioneta empieza a caer hay que girar la dirección hacia abajo (nunca hacia arriba) y mantener el acelerador apretado para garantizar tracción.

Piedra: «El factor clave es el torque del motor y contar con buenos ángulos de ataque, ventral y de salida, para no golpear la carrocería con las piedras. Otro dato importante es la presión de los neumáticos: siempre se dice que tienen que estar muy inflados, pero esto sirve si pisamos (es lo mejor) las piedras filosas o lajas con la banda de rodamiento. Pero, ¿qué pasa si una laja roza en el talón? el neumático se corta; por eso, lo mejor es utilizar entre 25 y 30 libras (en ruta, se usan 35). En este terreno, sí o sí necesitamos que nuestro vehículo tenga caja de transferencia, porque necesitamos mucha fuerza a baja velocidad».

Las Piedras, si son filosas no es bueno una presión alta de cubiertas. Lo recomendado es entre 25 y 30 libras para que tenga cierta elasticidad. La zona más vulnerable es el talón o perfil. Si la vas a pisar, es preferible que lo hagas con la banda de rodamiento. Si las piedras son muy grandes hay que ir con la reductora para hacerlo muy despacio, aprovechando el torque.



Conducción en rocas
–          Conocer la altura libre de nuestro vehículo, para conocer el tamaño de rocas que podemos sortear libremente. En aquellas rocas que no podamos sortear ver si existe la posibilidad de pasarlas rodando con las ruedas por encima de ellas. (¡Ojo con la inclinación lateral!)


–          Circular a muy baja velocidad, si es posible con reductoras para controlar más el vehículo.

Barro: «Se debe utilizar 4×4 Low (baja) en pisos irregulares y 4×4 High (alta) en zonas planas o extensas. La clave es la fuerza centrífuga de las ruedas para expulsar el barro. Siempre es mejor bajar un poco la presión de los neumáticos, pero no mucho porque se corre el riesgo de destalonar y cambiarlos es complicado. Mantener un régimen constante del motor dosificando la potencia acelerando y soltando (sin caerse de vueltas) evitando descontrolar el vehículo».

La clave está en la fuerza centrífuga de las ruedas. Mantener un régimen de giro constante, por ejemplo entre 2.000 y 3.000 revoluciones por minuto. Desacelerar antes de doblar. Tomar «envión» te puede ayudar a pasar, pero ojo con la pérdida de control del vehículo.
 Antes de meterte en el barrial:
·         dedica tiempo a estudiar el terreno para determinar la trayectoria
·         retira los posible trozos de madera
·         pasa las correas en la parte delantera y la parte trasera
·         baja la presión de los neumáticos a 1,5 bar si es necesario


Ahora ya puedes atravesar el barrial:
·         utiliza el bloqueo del diferencial
·         pasaren 2ª o 3ª corta
·         mantén una aceleración constante
·         si el vehículo se atasca hasta el puente no avances más, da marcha atrás para recuperar la adherencia.
Cuando hayas salido del barrial:
·         limpia los neumáticos y las ruedas
·         vulelve a inflar los neumáticos a la presión normal


Conducción sobre barro
–          Conducir con suavidad para no patinar. Para asegurar la adherencia se impone la tracción integral y la reductora con una marcha larga (en tercera).
–          En el caso de que haya surcos y no sean muy profundos, los podemos aprovechar como guía para las ruedas. Si son muy profundos es mejor circular por las crestas para evitar que los bajos del coche topen con el suelo.
–          Si las ruedas patinan, no insistiremos en sacarlo a base de motor, intentaremos pequeños balanceos (atrás y adelante) sin hacer patinar las ruedas. Limpiaremos el terreno bajo las ruedas y colocaremos balo ellas ramas, troncos, piedras, etc… y seleccionaremos la marcha más larga posible.

“Conducción segura de camionetas 4×2 y 4×4” Recomendaciones – Trucos – Otras Técnicas

Algunas recomendaciones

1) Presión de las cubiertas. Es fundamental ajustarla a cada terreno. En ruta unas 35 libras. Si hay barro bajarla (la flexibilidad del neumático expulsa el barro) a entre 25 y 30 libras.En arena 20 libras o menos. Pero acordate: doblá muy suave para no desbandar una cubierta. 2) Reductora. Los especialistas recomiendan colocarla si el barro se pone espeso y al bajar a la arena. No es que en la arena sin reductora te vas a quedar, pero te permitirá usar cambios más altos y tener mayor freno-motor, por ende pisar menos el pedal de freno.

EL NAVEGANTE
El navegante es el mejor amigo del conductor. El papel del navegante es fundamental en el manejo todo terreno ya que será él, en efecto, el que, en los pasos más difíciles, servirá de guía al conductor desde tierra, con las señales convenidas, para que siga la mejor trayectoria donde apoyar las ruedas haciendo, de ser el caso, de contrapeso en los pasos en lateral y, apelando a su experiencia, ayudará al conductor en determinar la mejor solución para enfrentar las diferentes situaciones.

El pasajero de un 4×4 debe ser consciente del hecho que, al salir del asfalto, ya no es un turista que disfruta del paisaje, sino que se convierte en parte integrante de la conducción del todo terreno y la clave del éxito del viaje y, por suerte o por desgracia, el que usará más a menudo guantes y botas!

 TRUCOS DEL OFICIO
Reafirmando la idea de que en el Off-Road vale más de la práctica y la experiencia que cualquier manual, aun de mil páginas, vamos a presentar una lista de algunos de los trucos que pueden ayudar a superar las difíciles situaciones que se encuentran a menudo en la conducción.  El primer consejo, sin embargo, es siempre en cualquier situación mantener la calma. Una mente abierta a la evaluación de diferentes soluciones será siempre el «truco» más útil para resolver la situación.
El Impulso

Cuando la situación lo permite, cuando usted tiene dificultades para hacer frente a una subida particularmente difícil, se podría tomar un impulso tal que permita al 4×4 subir utilizando la inercia adquirida, y con menos esfuerzo para el motor y sin el riesgo de excavar el suelo al descargar la potencia en el terreno. 
El impulso también se puede utilizar en otras situaciones que requieren «una ayudadita», lo importante es dosificar con exactitud el acelerador a fin de garantizar el éxito del paso. El impulso puede ser nocivo sea en el caso que es insuficiente, por ejemplo cuando se atraviesa un barrial y no nos permite salir haciéndonos, de todas formas, pasar el punto de “no retorno”, sea en caso, de ser exagerado, haciendo saltar el 4×4 al final de una subida con posibles daños al vehículo.

La Bogada (Remar, Bogar)

Durante la conducción off-road nos encontramos a menudo en un terreno con poca adherencia. Cuando las ruedas no son capaces de hacer avanzar el 4×4, deslizando en el terreno, es posible intentar “remar”, girando con movimiento oscilante, a la derecha y la izquierda el volante, buscando tracción junto a nuestras huellas. Esta maniobra, además de buscar el suelo «bueno» en el que agarrase, permitirá al 4×4 desacomodarse lo suficiente como para escapar de la “plantada”. La bogada se puede hacer con cualquier fondo (grava, barro, nieve) pero es de evitar en la arena suave, donde sólo nos ayudará enterrarnos más.

El Telegrama Esta maniobra no es sino una serie de repetidas aceleraciones hechas, siempre que usted necesita recuperar la tracción, con el fin de limpiar el barro que se haya acumulado en los neumáticos que, compactándose entre los tacos, haya hecho inservible el dibujo de la banda de rodamiento. Las ruedas, ganando velocidad durante la aceleración, se vacían del exceso de lodo, gracias a la fuerza centrífuga, reganando la funcionalidad de los tacos. Obviamente, esta maniobra sólo es útil en los casos en que las condiciones del fondo sean tales como para «llenar» las ruedas. Sobre la grava y camino de tierra el “telegrama” puede arrojar piedras por doquier y convertirse en peligroso.
Dos Pedales
Después de haber adquirido una buena experiencia será posible enfrentar bajadas siempre más fuertes, sobre suelo de escasa adherencia, utilizando la maniobra de los “dos pedales”; durante un fuerte descenso, el uso de una velocidad más larga de la primera corta puede resultar peligroso por la velocidad que el 4×4 puede adquirir a lo largo de la bajada.
En este momento se puede, utilizando la primera corta, evitar que las ruedas patinen manteniendo un pie dosificando el acelerador y ayudando el freno motor actuando con el otro pie sobre el freno. Esta maniobra requiere, sin embargo, mucha sensibilidad y mucha práctica. 

La Reversa Larga

A menudo, durante una plantada en condiciones de mala adherencia (por ejemplo en un barriall), nos vemos tentados a dar con el acelerador en el ir y venir tratando de recuperar la velocidad necesaria para escapar de la situación. Al hacerlo, sin embargo, puede empeorar la situación porque nuestros ruedas descargan a tierra, de repente, mucha potencia removiendo el poco de fondo que nos hace falta. Para evitar esto es siempre posible excluir la reductora y utilizar marchas largas. La marcha larga, descargando a tierra una potencia mucho más dosificada, evita que las ruedas patinen inútilmente y además, una vez ganados unos metros de movilidad, nos permiten un arranque más ligero y el retorno al suelo compacto.

El Péndulo A menudo, usted camina fuera de la carretera en pistas y senderos de montaña que cruzan y cruzan en zig-zag.. Como a menudo el 4×4 tiene dimensiones impresionantes, no siempre es fácil, llegando a la curva, girar el 4×4 para continuar la subida. La maniobra puede, en efecto, a su vez ser peligrosa. Entones se puede proceder en “péndulo”: no habiendo tenido la oportunidad de tomar la curva, se puede hacer frente a la próxima sección en retroceso para evitar cualquier maniobra peligrosa. El manejo en retroceso no siempre es fácil y no todo el mundo tiene la experiencia para hacer una maniobra como el péndulo. El Navegante se convierte en la figura fundamental que, a pie, adelantando el 4×4, ayudará al conductor en los tramos que debe recorrer en reversa.

Conducción segura de camionetas 4×2 y 4×4 Recuperación de Vehículos

Rescates: «Una sola voz de mando y mucha precaución con la operación de eslingas, grilletes, malacates, palas y demás elementos».

RECOMENDACIONES EN EL USO DEL CABRESTANTE
Todo el personal debe usar casco, gafas y guantes.

•  El cable del cabrestante no se debe manipular nunca sin guantes debido a que puede tener filamentos que nos pueden producir cortes. .   Evitaremos que el cable se deslice sobre rocas, etc. Para ello se puede proteger, en esas zonas, con trozos de manguera de 1 m. de largo y diámetro 50 mm. seccionados longitudinalmente para poder introducir el cable en su interior.
•  Se deberá enrollar el cable de manera correcta en el tambor del cabrestante. Con ello evitaremos el deterioro del cable, y mejoraremos la capacidad de tracción del mismo.

•  La MÁXIMA cantidad de cable que se puede desenrollar será la que deje una VUELTA COMPLETA en el tambor del cabrestante. SIEMPRE DEBE QUEDAR COMO MÍNIMO UNA VUELTA COMPLETA en el tambor del cabrestante.

  No utilizar el cabrestante para remolcar o tirar de otro vehículo (el cabrestante está diseñado para tirar de sí mismo). Utilizaremos para ello las eslingas.  

•  No fijar el cabrestante directamente sobre un punto de anclaje enrollándolo sobre sí mismo. Las eslingas se utilizarán para transformar en punto de anclaje el objeto, fijo al suelo, que queramos y posteriormente se enganchará el cabrestante a la eslinga.



En las maniobras de remolque, TODO EL PERSONAL debe estar fuera del área de influencia del mismo, para evitar el daño en caso de rotura del cable.

•  La persona que maneja el cabrestante, deberá estar dentro del vehículo, con el mando, y con el capó levantado, para tener una mayor protección en caso de rotura del cable.

•  Deberá colocarse encima del cable una manta pesada o chaquetón que actuará como freno, descargando toda la energía al suelo, en caso de rotura del cable.

•  Durante las maniobras de tracción, la fuerza motriz debe ser aplicada con suavidad para evitar tirones en el aparejo y reducir el daño a todos los elementos del mismo.

•  Dado que el motor del cabrestante se calienta con rapidez, es conveniente dejarlo descansar 1 minuto por cada 30 segundos de tracción.

•  El cabrestante se usará con el motor del vehículo encendido, para no descargar la batería.

•  Inspeccionar el cable del cabrestante antes y después de cada uso. SI ESTA RETORCIDO O DESHILACHADO, SE DEBERÁ SUSTITUIR. Inspeccionar también el gancho y su pasador. antener limpio todo el equipo y evitar sumergirlo en agua. Los conectores del control remoto son un elemento muy delicado, guardarlos en un lugar limpio y seco.

SECUENCIA EN EL USO DEL CABRESTANTE

1.       Ponerse los guantes y el casco

2.       Conectar el control remoto

3.       Liberar el gancho del cabrestante, usando el control remoto

4.  Desacoplar el embrague, llevando la palanca a la posición de desacoplar. Con esta acción salvaguardamos la batería (no intentar desacoplar el embrague con el cable bajo tensión)

5.       Tirar del cable hasta el punto de anclaje y procurar que quede tenso en el tambor

6.       Asegurar el cable al punto de anclaje por medio de una eslinga con mosquetón y fijar el gancho del cable

7.       Acoplar el embrague, girando la palanca hasta la posición a acoplar

8.       Tensar el cable utilizando el control remoto y comprobar que el cable está enrollado uniformemente alrededor del tambor. Una vez tenso, alejarse y no pasar nunca por encima de él.

9.       Comprobar el anclaje y asegurarse de que todas las conexiones estén bien fijadas

10.   Colocar una manta o chaquetón a mitad del recorrido entre el cabrestante y el punto de anclaje

11.   Avisar a todos los intervinientes antes de comenzar a tirar

12.   Comenzar a tirar con el motor del vehículo en marcha de forma lenta y constante. Asegurarse que enrolla por igual y de forma ajustada alrededor del tambor

13.   Enrollar durante unos 30 segundos, acelerando el motor y dejar descansar el mismo tiempo

14.   Cuando el vehículo pueda moverse por sí mismo, la operación habrá finalizado

15.   Bloquear el vehículo y liberar la tensión del cable

16.   Enrollar el cable acompañándole a una distancia no menor de un metro de guía-cables. Coloque el gancho en una argolla y tensar ligeramente

17.    Desconectar el control remoto y guardarlo en un sitio limpio y seco

“Conducción segura de camionetas 4×2 y 4×4” Las claves del terreno RIPIO – NIEVE – HIELO – VADEO

Las claves del terreno

Ripio: «Se tiene poca adherencia, por lo que se debe controlar la velocidad. Siempre hay que mantener la tracción (4×4 H) y no tocar el embrague. Si se pierde el control, no pisar el freno ni el embrague: hacer un rebaje o acelerar suave.
Superficie traicionera que reina, por ejemplo, en la Patagonia. Tratá de mantener siempre la tracción (apretá el embrague solo para pasar los cambios).

Colocá la tracción en «4×4 alta». Ante una pérdida de control no apretar el freno o el embrague, hacer rebajes con la caja de cambios.

Nieve: «La técnica de manejo consiste en romper la capa superficial y traccionar en el piso más sólido debajo, por lo que sería útil usar cadenas. Se debe topar la nieve (en vaivén, adelante y atrás) para hacer el camino. Si el espesor es de 30 cm a 1 m, debemos inflar bien los neumáticos. Si es de más de 1 m, lo ideal es tratar de compactar la nieve sin romperla para no quedarnos encajados; para esto, no sirven las cadenas y la presión de los neumáticos debe ser la más baja posible».


Hay que tratar de evitarla. Hasta un metro de nieve aproximadamente se recomienda usar cadenas y neumáticos bien inflados. Es imprescindible estar acompañado porque es común quedar encajado. Para más de un metro, se circula sobre la nieve sin romper la capa superficial. Avanzar muy despacio con presión muy baja de cubiertas. Conducción sobre nieve –          Evitar el uso del freno ya que se puede producir el bloqueo en las ruedas y el consiguiente derrapaje. Hay que aprovechar la capacidad de retención que ofrece el motor. –          Usar las marchas reductoras. –          Conducir con suavidad: no mover bruscamente el volante ni acelerar demasiado. –          Si la pista tiene una inclinación lateral, procurar conducir con las ruedas rectas para evitar que se culee y se patine hacia el lado inferior. –          Debemos prestar la máxima atención por si la nieve oculta una zanja o un obstáculo.

Hielo: «Escaso agarre, así que muy baja velocidad. No frenar nunca, acelerar muy suave, usar cadenas y tener mucho cuidado en los lugares con sombra, de noche y antes que salga el sol».

Una de las superficies más peligrosas. Reducir la velocidad y usar cadenas (asegurarse de saber colocarlas antes de iniciar el viaje). No circular ni muy temprano ni muy tarde, los horarios de más bajas temperaturas. Los «planchones» se suelen formar en zonas en sombra, por ejemplo luego de una curva en un camino de montaña. Extremar las precauciones.

Vadeo:
 «Hay que evitarlos: arruinan el vehículo. Se hacen en 4×4 Low en 1° o 2°; antes hay que conocer la profundidad del agua. Se ingresa muy despacio con las ruedas delanteras y luego hay que mantener un régimen constante (2000/2500 rpm) y jamás debemos detenernos. Conviene no empujar mucho para no hacer ola: esto aumenta el nivel de agua. Si vemos que el filtro de aire puede quedar tapado, se puede vadear marcha atrás».

Cruzar un arroyo puede ser peligroso. Hacerlo si es la única alternativa. Primero asegurarse la profundidad (alguien se va a tener que mojar). El límite de altura de agua de la camioneta es el de la toma de aire del motor. Hay que ingresar muy despacio y no detenerse hasta cruzarlo por completo. Tener en cuenta la corriente.

Antes de atravesar el vado:

·         sondea el vado y detecta los agujeros, las piedras, los troncos… ·         determinar una trayectoria y un punto de salida ·         comprueba la impermeabilidad del vehículo ·         desinfla los neumáticos a 1,5 bar

Ahora ya puedes atravesar el vado:

·         entra suavemente en el agua a velocidad constante ·         si el motor se cala en medio del vado, sobre todo no intentes volver a poner en marcha el vehículo. Existe riesgo de absorción de agua por el tubo de escape o incluso de admisión de aire en caso de reactivación del motor. En este caso, hay que hacerse remolcar con el motor apagado

Una vez pasado el vado:

·         vuelve a inflar los neumáticos a presión normal ·         examina la parte inferior del vehículo para eliminar hierbas y ramas

–          La altura máxima de vadeo es aquella que permite al vehículo sumergirse en el agua sin dañar su mecánica, bien sea porque entre agua en el motor a través del filtro de aire o por afectar al encendido. Las alturas que indican las diferentes marcas suelen referirse al límite a partir del cual el agua entra dentro del habitáculo.

–          Antes de iniciar un vadeo siempre hay que explorar antes a pie para averiguar la profundidad del agua y el estado del fondo.

Conducción segura de camionetas 4×2 y 4×4” EL VEHÍCULO TODOTERRENO

SIN ACCIDENTES

Pero seguridad con un orden específico:

1.       para las personas;

2.       para el medio ambiente;

3.       para el vehículo.

«Pero, ante todo, debe resguardarse la seguridad de las personas; luego la del medio ambiente, porque no tenemos derecho a dañarlo, y por último preocuparnos por el vehículo».
El manejo 4×4 se realiza en terrenos como barro, arena, piedra, ripio, nieve y hielo. Es decir, que se trata de superficies irregulares y resbaladizas. Por esto, las técnicas de seguridad en conducción 4×4 tienen un solo objetivo: prevenir accidentes.

La física es la que rige la seguridad en los vehículos 4×4. Porque ella es la que domina el comportamiento del peso o masa del vehículo en movimiento sobre pisos irregulares y/o resbaladizos. Así, la física está presente en nuestro vehículo en situaciones específicas como ascensos, descensos e inclinaciones, con principios como la inercia y la transferencia de masas.


«Lo curioso es que frente a una posible pérdida de control del vehículo, en alguna de estas situaciones debemos hacer lo contrario de lo que nos manda el instinto». «Es decir, si por ejemplo el instinto nos ordena frenar, hay que acelerar; y si dice subir, entonces bajemos. Todo esto tiene una explicación desde la física».

 EL VEHÍCULO TODOTERRENO

En muchos modelos, por ejemplo, en las pickups, la doble tracción es conectable; es decir, que funcionan en simple (4×2 trasera) hasta que mediante el dial del comando electrónico de la caja de transferencia (un mecanismo reductor), también pasan a ser motrices las ruedas delanteras, ofreciendo otros dos modos de marcha: 4×4 H (High) o alta (doble tracción con velocidad) y 4×4 L (Low) o baja, para máxima fuerza en marcha lenta. Entre los SUV, también diseñados para el tránsito urbano, algunos tienen este tipo de dial, mientras que otros cuentan con sistemas inteligentes, que se activan y desactivan sin que el conductor realice acción alguna.
«Los vehículos tienen prestaciones todoterreno visibles y otras que no se ven».
Entre las primeras están elementos como el snorkel (para vadear sin que entre agua al motor); los ángulos (de ataque o frontal, ventral y de salida o trasero), conformados por la altura de la carrocería, el largo de los voladizos delanteros y traseros, y el tamaño de las ruedas; también el despeje (distancia entre el elemento más bajo del vehículo y el suelo).Las prestaciones invisibles incluyen tecnologías como el bloqueo del diferencial trasero al 100% (ofrece máxima tracción); las cajas automáticas inteligentes; el control de estabilidad (ESP); la potencia y el par (torque) del motor, entre otras.
«Hay algunas consideraciones importantes sobre estas tecnologías. El control de estabilidad (ESP) se debe desconectar con pisos resbaladizos (porque le saca potencia a las ruedas que patinan); por lo general, al conectar la 4×4 Low en vehículos como la Ford Ranger, el ESP se desactiva automáticamente. En cambio, el ESP es muy bueno para superficies irregulares como las de piedra o para un cruce de ejes sin bloqueo de diferencial (porque una rueda trasera queda en el aire). Son muy útiles, además, los controles electrónicos de ascenso y de descenso. Más allá de estos ejemplos, hay que manejar concentrados y configurar las prestaciones del vehículo paso a paso, casi on demand, según las necesidades».


La posición de manejo La seguridad y la eficacia en la conducción de una unidad 4×4 comienza configurando la posición de manejo correcta, que consiste en: butaca lo más alta y adelante posible, con el respaldo recto; volante tomado en la posición 10 y 10 con los pulgares fuera del aro (una piedra, por ejemplo, puede virar bruscamente el volante y rompernos un dedo); brazos  aproximadamente en ángulo de 90°; fácil acceso a todos los comandos, y siempre abrocharse el cinturón de seguridad, porque nos sujeta al asiento y, en terrenos escabrosos, evita que perdamos el control del vehículo.

aproximadamente en ángulo de 90°; fácil acceso a todos los comandos, y siempre abrocharse el cinturón de seguridad, porque nos sujeta al asiento y, en terrenos escabrosos, evita que perdamos el control del vehículo.

En contra del instinto

Descensos de pendientes pronunciadas: Se realizan en línea recta, perpendicular a la pendiente; no se debe presionar el freno ni el embrague, y hacerlo en baja (4×4 Low) en 1° (piedra) o 2° (arena) marcha, por lo que se acentúa el efecto freno-motor (éste ejerce oposición al movimiento). En esta situación, todo el peso del vehículo está en el eje de abajo (por transferencia de masas) y no queda casi nada en el que está arriba. «Si el vehículo empieza a cruzarse, es porque la física está tendiendo a equiparar el peso entre ambos ejes. El instinto nos dice?? Que frenemos: no hay que hacerle caso; se debe realizar una peinada al acelerador (sin exagerar, nunca a fondo), liberando el peso del eje que está abajo, que nos está frenando, para trasladar masa al eje que está arriba. Así, acelerando y soltando se corregirá la trayectoria hasta llegar al plano».

Ascensos pronunciados: También se efectúan en línea recta (nunca en diagonal), usando la inercia necesaria para llegar a la cima de acuerdo a la superficie (de esto depende usar H o L y qué marcha de la caja de velocidades). «Si no logramos trepar, apretamos el freno y el embrague, ponemos el volante derecho, engranamos la marcha atrás, soltamos freno y embrague, y vamos en línea recta para atrás, bajando por la huella que hicimos al subir. Aquí, todo el peso está abajo, por lo que si se corre debemos acelerar con suavidad».
Inclinación lateral: «Esta es quizás la situación más peligrosa –dice el instructor del #Ranger Experience–. Porque se tiene sensación de vuelco y esto produce miedo, que nos bloquea y dispara al instinto. ¿Qué pide éste?: volver a subir o frenar; o sea, mover las ruedas hacia arriba de la pendiente. Con esto solo acentuamos la reacción física; el peso se irá a favor de la pendiente y una vez que la física actúa (baja la cola del vehículo), el riesgo de vuelco es real. La solución –continúa– es girar el volante para abajo, en el sentido de la pendiente, y acelerar hasta que el vehículo quede perpendicular apuntando hacia abajo; desde allí, es igual que lo visto para el descenso».