EL ARTE DE HABLAR EN PÚBLICO.

La Lengua es el Primer Paso de la Civilización y es la Primer Arma que se saca en un conflicto

Genaro Ídolo Toledo

CICLO 2020

Índice

TemaPágina
Bienvenida3
Introducción4
Comunicación4
En Acción5
En la Emisión – En el medio – En la Recepción6
Emisor – Mensaje – Receptor8
Es importante que Ud., señor Emisor   –   Elija8
Seleccione   –   Hablar en público – Formas en que se concreta9
Podemos calificar la Oratoria10
Errores básicos y fundamentales que hacen daño a una presentación, conferencia o exposición10
Conseguir una expansión o extensión en una disertación11
¿Cómo funciona la mecánica de su exposición?11
Persuadir, convencer o mover a la acción atención11
Relacionados con el tema. Los intelectuales11
Relacionados con el tema: Para tener en cuenta12
Principios básicos13
Importancia de la respiración14
Lanzamiento y utilización de la voz15
Principios de Atención y Tensión16
Polarización social17
¿Qué es la Veracidad? – Principios17
Lo que atenta son las emociones18
Disciplina – La práctica del Maestro19
Oratoria desde su género literario21
Vamos al Estilo23
Programa y Bibliografía consultada27

Bienvenido a este Seminario y le agradecemos su interés de asumir esta Tarea que se formó con aportes de Inteligencia Emocional y PNL. Le permitirá interactuar a Ud. con Ud. mismo y, por ende al buscar en comunicación efectiva el satisfacer necesidades concretas; lograr el equilibrio buscado, para convivir y compartir con quienes, en este momento, nos encontramos trazando camino en este mundo.

Para comenzar, le recuerdo que, como esta, todas las Tareas tienen en sí una Tarea muy importante que es el “desarrollo de quienes las desempeñan”.

Ya no basta que se comprenda el pasado. Ni siquiera es suficiente que comprenda el presente, pues el presente se desvanece muy pronto. Debemos aprender a prever la dirección y ritmo del cambio; debemos aprender a hacer las previsiones reiteradas, probables, cada vez más lejanas acerca del Futuro y… lo propio harán nuestros Maestros, todos  aplicando la Comunicación adecuadamente y trabajando en equipo

Este momento no es casual, simboliza la propia evolución de la humanidad, del trabajo, de la industria, de las sociedades en cualquier lugar del mundo donde se localicen. El “Hombre” fue modelado para que ocupase una casilla protagonista, relativa y permanente activa en la generación de visiones de evolución y cambio en estructuras políticas, sociales y económicas, ya que hasta hoy, en toda la existencia de vida sobre la tierra, es el único ser capaz de anticipar su futuro.

Desde siempre y más en este tiempo del Siglo XXI, principio de la Cuarta Revolución (la Primera Agrícola, la Segunda Industrial, la Tercera Tecnología Informática y la que se inicia Tiempo Humano de Vida), la Capacitación en base a la Convivencia Integral, debe preparar al Hombre para actuar en sus propias u otras Organizaciones Temporales, avizorando Ad-Hocracias, ya hoy presentes.

Así como la diversidad genética ayuda a la supervivencia de las especies, la diversidad de la educación aumenta las posibilidades de supervivencia de los individuos, de las organizaciones, de las sociedades, de la humanidad y sobre todo, de la convivencia  con nuestro medio continente.

Uno de los grandes apoyos en soluciones a esta situación de constantes, vigorosos y exigentes cambios, consideramos que -partiendo de la base en la conducta del consenso y con cara a la cultura del trabajo- es momento importante el tomar conciencia para Institucionalizar la Comunicación Humana en Capacitación Permanente.

                                                                                                          Genaro Ídolo Toledo

INTRODUCCIÓN

Sobre Definiciones que se utilizarán en este Encuentro

En acuerdo sobre lo que conceptualmente tomamos para sentar bases en definiciones, comento que las utilizadas en este encuentro no pretenden ser universales, ni sentar doctrina sobre el tema. Tienen solamente la finalidad establecer en qué sentido se utilizan para comprensión de este tema. Ud. Podrá adaptarlas a sus situaciones, adoptarlas o desecharlas por completo. En lo que respecta a los casos que se expongan, sólo serán ejemplificaciones sobre métodos de gestión a los que, como ejemplos o antecedentes, Ud. podrá acudir acorde con las situaciones que -en casos reales- deba enfrentar en función de orador.

Pilares del desarrollo humano

El progreso de la humanidad, se ha desarrollado sobre cuatro pilares fundamentales: Saciar Necesidades, la Razón, la Curiosidad y la Posibilidad de Comunicarse. En cada uno de los mencionados, existe, de modo diferencial y acorde con intereses personales o sociales, motivación en diversos grados de intensidad.

La mente humana puede concebir ideas perfectas (que son mientras se mantengan en la mente del Emisor), que al ser transferidas o tratar de plasmarlas comenzamos a tropezar con las limitaciones que generan errores entre otras pueden ser: estados físicos-anímicos, la materia, el idioma, el código, el ambiente, sistemas de comunicación…

La gamas de posibilidades que tiene el ser humano para comunicarse con sus semejantes son cada día más amplias y con gran avance en modos que en los tiempos nos brinda la tecnología; pero la imperfección inherente a toda actividad o creación humana ese desarrollo ha sufrido y sufre muchos tropiezos, ya que la transferencia a otra/s mente/s o cuando alguien lleva a cabo la respuesta, como resultado final, casi siempre vamos a ver que no va a ser idéntica tal como el caso indicado.

COMUNICACIÓN

Las palabras y gestos que utilizo, determinan como pienso

                                                                                                                                                Genaro

Para este tema, si se ensaya una definición de “comunicación”, se puede decir que la comunicación, nace en nuestras necesidades y “es el intento de influir en conducta/s ajena/s conformando una secuencia encadenada de hechos que tienen como objetivo satisfacerlas”. Podemos esbozar una serie de secuencias como la siguiente:

En el Emisor nace, de su necesidad la Idea Perfecta a transmitir (originada en su comunicación intrapersonal) que, para satisfacerla, la transfiere a otra persona, Receptor <=> que recibe por inducción, la figura formada en palabras, ruidos, gestos, escritos, gráficos. Al recibirla el Receptor la decodifica. En su con-creación (feed back) o respuesta material de la idea inducida, como expresamos, en muchos casos, vemos que el resultado es distinto a la idea perfecta recibida. Se concluye que la imperfección de las comunicaciones no sólo es un pequeño escollo sino que, en oportunidades, también es la causante de grandes desastres (recordemos el caso Waterloo o Trafalgar, que concluyeron en la caída de imperios)

Si bien y con la correcta intervención de todos los elementos que componen el proceso de comunicación, ésta no se concreta hasta haber logrado la respuesta buscada. El náufrago que lanza al mar una botella conteniendo un mensaje pidiendo lo busquen, su mensaje no se habrá comunicado hasta haber logrado en otros la conducta (motivación), que los lleva a su rescate.

Por otro lado, los elementos utilizados deben ser concordantes. Es ejemplo el caso de la emisión de un mensaje por altavoces dirigido al señor Lisandro Grigor, no constituirá una comunicación para otras personas que lo escuchen. Primero porque la intención de influir en la conducta no está dirigida a ellos, segundo porque los contenidos no son de importancia para ellos y tercero porque el mensaje no es de interés para ellos.

Como respuesta buscamos en otra/s persona/s que su conducta final sea acorde con la buscada según la información contenida en el mensaje. La respuesta puede darse bajo diferentes formas, verbalmente, gestos (lenguaje silencioso), formas de acción (hacer), de inacción (no hacer), otras…

En acción

La comunicación es el proceso que ocurre desde el momento que se elabora un mensaje, se transmite, se recibe y se responde a un mensaje. En él, puede intervenir una, dos o muchas personas, en sí constituye un hecho de transferencia donde se comparte lo que se sabe y lo que se siente. Para que se produzca, es necesario la presencia protagónica de:

1- Una Necesidad

2- Un Emisor codificador intrapersonal

3- Idioma común

4- Un mensaje

5. Código adecuado

6- Un Medio o Canal

7- Receptor/es (responsable/s de cumplir con el procedimiento)

8- Decodificación en su comunicación intrapersonal

9- La respuesta (feed back), conducta que debe satisfacer a la necesidad que generó la Comunicación

Los pasos que componen el proceso de la Comunicación, conforman el intercambio entre el Emisor y el Receptor, según esta secuencia:

1- Emisor: Determinación de la Necesidad,

2- Emisor: Codificación (incluyendo la intención que siempre es desconocida por el Receptor)

3- Emisor: Selecciona al receptor. En otros casos el Receptor elige al Emisor (caso público

4- Emisor: Selección de Canal

5- Emisor: Transmisión

6- Receptor: Puede ser elegido por el Emisor o elige al Emisor (público asistente, oyente, TV…)

7- Receptor: Decodifica de acuerdo con su Marco de Referencia

8- Receptor: Emite Respuesta (que será considerada y evaluada por el Emisor)

Todo el proceso debe estar acompañado de señales que permitan al Emisor determinar que el Receptor está incorporando el mensaje “tal cómo se estructuró en la intención” ya que pueden actuar RUIDOS que destruyen toda validez de la COMUNICACIÓN. Los Ruidos en la Comunicación se pueden presentar en: a) En el EMISOR; b) En el MEDIO y, c) En el RECEPTOR

El mensaje que se quiere transmitir, puede sufrir pérdidas de nitidez debido a factores que intervienen en cada uno de los elementos mencionados. El análisis del Proceso de Comunicación, nos servirá para identificar estos obstáculos, desarrollar una actitud mental acorde y una metodología apropiada para eliminarlos a fin de obtener comunicaciones más eficientes.

Es común que exista una pared entre el EMISOR y el RECEPTOR, cuyos ladrillos constituyen una pared de interferencias a eliminar.

El EMISOR tiene en la mente algo a transmitir, que puede deformarse cuando lo expresa. El RECEPTOR, a su vez recibe menos de lo transmitido, ya sea por interferencias del MEDIO o por RAZONES PROPIAS, permanentes o transitorias, de su estado de percepción.

Lo que recibió, puede deformarse aún mucho más cuando: lo ordene en su Marco de Referencia, lo exprese o, lo ejecute.

Todo proceso de comunicación requiere una retroalimentación continua, a efectos de ajustar (valga la similitud) el idioma, la sintonía, la frecuencia y el código del mensaje a transmitir.

Los factores que generalmente interfieren en una buena comunicación son muchos y dependen también de muchas situaciones. Detallaremos algunos, sin pretender incluir a todas:

En la Emisión

* Falta de palabras o exceso de palabras

* Léxico inadecuado

* Timidez y/o temor

* Omisión voluntaria o involuntaria, olvidos, equivocaciones

* Desorden en la exposición

* Exceso o lentitud en la velocidad de la exposición

* Monotonía

* Falta de ejemplos o demostraciones

* Subestimación o sobreestimación de detalles

* Prejuicios y/o aire de superioridad

* Falta de motivación, apatía

* Falta de seguridad, nerviosidad

* Falta de preparación

* otros…

En el medio. El medio al que nos referimos, puede ser físico o psicosocial, por ejemplo:

* Ruidos (provenientes del exterior, del público asistente, propios del lugar…)

* Falta o exceso de iluminación

* Calor, Frío, Humedad, Lugares cerrados con Poca o mucha ventilación, Lugares abiertos con

   mucho o poco público, estado del piso, del techo o cielorraso, puertas…

* Fallas en equipos o materiales

* Clima de tensión social, conflictos laborales

* Clima de temor, inseguridad,

* Tránsito o paso ocasional de personas ajenas a la convocatoria

* Otros…

En la recepción

* Inhibiciones, temores

* Falta de interés

* Dificultad para ver, escuchar, sea por bajo o alto nivel decibeles, cerca o lejos del altavoz

* Dificultad para comprender o memorizar

* Captar las partes sin llegar o poder ubicarse en modo visual/auditivo para lograr el todo

* Fugas de atención

* Cansancio, aburrimiento

* Prejuicios, ideas preconcebidas

* Hábitos incorrectos

* Incomprensión del vocabulario o léxico

* Subestimación o sobreestimación de detalles

* Subestimación o sobreestimación del emisor

* Falta de conocimientos

* Otros…

Además de estos factores interviene la interpretación personal de hechos reales, que a la luz de la actitud mental de cada persona, origina opiniones diferentes ante un mismo hecho.

                                Hecho Real => Actitud Mental =è OPINIÓN

La interpretación depende de la forma en que se presentan los hechos; de la predisposición o interés, cultura y educación de quien los recibe.

Entendemos por actitud mental, el marco subjetivo, emocional, ideológico, que normalmente determina la manera de interpretar la realidad o de enfrentarse con algún aspecto de la misma (acepta, rechaza, huye, enfrenta, etc.).

En resumen, la codificación del mensaje, la forma de presentarlo y transmitirlo; los estados de ánimo de quien emite o recibe y el medio en que se desarrolla la comunicación, intervienen en el mayor o menor entendimiento entre dos o más personas que intentan comunicarse.

Esta reflexión es válida para hacerla todas las veces que nos encontramos para hablar de la COMUNICACIÓN, a los efectos de recordar muchas de las dificultades a vencer al hacer un informe.

Por ahora, sólo diremos que una buena información, debe tener, por lo menos, las siguientes características:

                                                      * PRECISIÓN

                                                      * OBJETIVIDAD

                                                      * CLARIDAD

                                                      * CONCISIÓN

                                                      * NIVEL ADECUADO A QUIEN VA DIRIGIDO

No olvidemos que para que haya una buena comunicación, es necesario, en principio, que el RECEPTOR escuche o lea, que comprenda lo que se dice; que reaccione, es decir que acepte o rehúse,  que posteriormente recuerde y por último que utilice lo que ha retenido.

EMISOR – MENSAJE – RECEPTOR

Para emitir su mensaje, el emisor, se vale de un hecho concreto que llamaremos FUENTE DE INFORMACIÓN ubicada dentro de su Marco de Referencia. La Fuente de Información es aquella de la que el Emisor obtiene lo que le estimula a comunicarse. Puede ser endógena o exógena.

Luego, el Emisor, elabora su mensaje basándose en el objetivo a alcanzar e influenciado, entre otras cosas, por el mayor o menor interés que el tema tenga para él, el interés que tenga por el receptor y las condiciones del medio ambiente.

Para transmitir un mensaje existe una estructura; sólo encontraremos RECEPTOR si el mensaje despierta y mantiene interés para escucharlo o para leerlo (de aquí la importancia en ruidos, tipografía, letras, imágenes, etc.). Hay quien le da importancia a un mensaje si sólo lo firma una persona de su amistad o de su simpatía.

El RECEPTOR

Es un personaje temible, casi siempre condiciona la comunicación en sus formas o contenidos. Nunca serán demasiadas las precauciones que tome el EMISOR para asegurar la eficacia de su mensaje.

Tengamos en cuenta que no basta que el RECEPTOR haya percibido la comunicación, es necesario que la comprenda, la recuerde y la utilice.

LO QUE ESPERA EL RECEPTOR

* PRECISIÓN DE HECHOS           * CLARIDAD              * CONCLUSIONES

* EXPOSICIONES PRUDENTE Y SUFICIENTEMENTE ORDENADAS

* PRUDENCIA QUE EVITE HERIRLO O MOLESTARLO     * QUE SE UBIQUE EN SU NIVEL

ES IMPORTANTE QUE UD., SEÑOR EMISOR

* PIENSE EN EL O LOS RECEPTORES ANTES DE EXPONER SUS IDEAS

PIENSE EN EL O LOS RECEPTORES, QUE VAN A REACCIONAR FRENTE A SUS

   AFIRMACIONES O SUS EJEMPLOS, DE UNA FORMA QUE NO ES PRECISAMENTE

   COMO LA SUYA.

* PIENSE EN LOS MEDIOS QUE VA A UTILIZAR

PIENSE EN LA PRESENTACIÓN QUE VA A ADOPTAR ¿ES MEJOR MOSTARSE SERIO?,

  ¿PONER MUCHOS EJEMPLOS O UTILIZAR UNA ARGUMENTACIÓN RACIONAL?

* PIENSE, EN FIN, EN EL RESULTADO QUE ESPERA OBTENER. INTENTE IMAGINAR EL

   ESTADO DE ÁNIMO DEL O LOS RECEPTORES AL FINAL DEL MENSAJE (Puede que esté

   de acuerdo, que sea opuesto o resulte indiferente)

ELIJA

Realizar una minuciosa selección de lo que se quiere decir ¿Responde a una necesidad?, ¿Va a despertar el interés?, ¿Se podrá sacar beneficio del mensaje?

Determinar la forma de emisión, de acuerdo al/los destinatario/s

Pensar en el objetivo de nuestro mensaje ¿Qué espero del receptor o los receptores?, ¿Qué conclusión espero que saque/n el/los receptor/res?, ¿Qué fin persigo? Si no lo sé, el receptor, tampoco lo adivinará.

SELECCIONE

De todas las elecciones hechas, surge indudablemente un conjunto de hechos, ideas, palabras, etc. De las que debemos seleccionar cuáles son las más importantes y que mejor sirvan para la emisión de nuestro mensaje.

No hay que intentarlo decir todo, es inútil llenar al receptor de un mensaje con un montón de palabras. Es preferible poco, pero preciso, hay que decir justamente, lo justo.

Hay que aplicar un poco de autocrítica, es decir, analizar bien lo que vamos a emitir (oral o escrito), poniéndonos en lugar del receptor para ubicarnos en el punto más conveniente, ni más arriba, ni más abajo.

Hay que evitar la monotonía y mantener permanente el equilibrio adecuado entre la Tensión y Atención del receptor (ubicar SU punto eutéctico).

HABLAR EN PÚBLICO

Se trata de un arte que es necesario desarrollar como una competencia de todo profesional para lograr una comunicación efectiva. Para ello, vamos a plantearnos una serie de preguntas, a saber:

1-      ¿Qué es la oratoria?

Muchos estudiosos están de acuerdo que la oratoria es el arte de hablar con elocuencia, y también, un género literario que se concreta en distintas formas. 

2-      Y, ¿qué implica hablar con elocuencia?

Hablar con elocuencia implica expresarse de manera oral o escrita de modo eficaz, para deleitar, conmover y persuadir a los demás. Pero cuidado con esto, si esa facultad de la elocuencia  se usa mal, podría causar serios daños en las demás personas con quienes nos relacionamos, inclusive la muerte, puesto que la palabra tiene poder; poder para construir o poder para destruir, todo depende de cómo usemos nuestras facultades comunicativas.

3-      ¿Recuerdan el proceso de la comunicación?

Es necesario cuidar la codificación en ese proceso comunicativo para que nuestros interlocutores no nos mal entiendan el mensaje, y además, hablando de la elocuencia, mucho cuidado con el tono con que expresamos nuestras ideas, nuestros emociones  o nuestros sentimientos a los demás. Con razón se ha dicho que el 70% de lo que decimos, lo dicen los gestos y el tono con que lo decimos y el resto las palabras.

 FORMAS EN LAS QUE GENERALMENTE SE CONCRETA

Analicemos algunas en detalle:

1. El discurso, consiste en la facultad racional para inferir unas cosas de otras, el término procede del latín discursus. Por lo que en sentido más amplio, discursar es un razonamiento y exposición en público de lo que se piensa sobre algún tema en particular, y la oratoria es el arte de pronunciar o concretar ese discurso.

2. La disertación, es el acto de discurrir detenida y metódicamente sobre alguna materia en particular para exponerla o para argumentarla, y la oratoria el modo correcto y elegante de desarrollarla.

3. La conferencia, este vocablo proviene del latín conferentia, que significa, plática entre dos o más personas algún punto de interés común. Esta guarda relación con la disertación, en tanto que ambas tienen en común exponer ante un público, ya sea físicamente o por medios electrónicos como la televisión o el internet. La mejor manera de concretarla es por medio de la oratoria. Y por último, otra forma en la que se concreta la oratoria, es: 

4. El sermón, cuya palabra tiene su origen en latín sermo -onis,  el cual está más referido a los discursos de tipo religiosos, cuyas características son la de enseñar la doctrina, amonestar el alma de los fieles y armonizar lo humano con lo divino mediante el uso de la oratoria sagrada.

La oratoria como de la palabra, hace uso de la retórica, la cual  tiene sus orígenes en la Grecia antigua del siglo V a.C. Su principal preocupación siempre ha sido, embellecer la palabra con el fin de presentar adecuadamente las ideas para su mejor comprensión.

Es necesario reconocer, que en los tiempos actuales, ya no es común el término oratoria o retórica, la cultura de mercado no nos permite interesarnos en el bien decir, sino, en el capturar nuestra atención en publicidad bien elaborada con imágenes fijas o dinámicas, para persuadirnos al consumo de un determinado producto o servicio; pero nosotros, los que hemos decidido abrazar el “arte de hablar en públco” como parte de nuestro quehacer, no debemos dejar alienarnos y tenemos el compromiso de desarrollar competencias comunicativas para el bien decir

Podemos calificar a ORATORIA como:

       Una ciencia, de observación, en cuanto tiene como principio sistematizado: conocer.

  •  Arte, por la aplicación de principios con el propósito de: hacer. Posee un conjunto de principios para hacer bien una cosa: hablar con persuasión.
  • Técnica, pues posee un conjunto de procedimientos de un arte o ciencia; y además porque, con habilidad procura el uso de esos procedimientos.
  • Instrumento, como herramienta es útil para realizar algo: enseñar, convencer y persuadir.
  1. ELOCUENCIA: Consiste en el talento de hablar o escribir para deleitar o persuadir. Es lo que

conmueve o impresiona. Es la fuerza de expresión

  • RETORICA: Teoría de la elocuencia. Arte que enseña las reglas del buen decir. Conjunto de reglas, preceptos y principios referentes al arte de hablar o escribir de manera elegante.
  • PRNCIPIOS DE LA ORATORIA MODERNA: Los 5 principios de la Oratoria moderna son:

 Claridad, Brevedad, Concisión, Sencillez y Elegancia

ORATORIA DESDE SU GÉNERO LITERARIO 1.

Como género literario, la oratoria comprende los discursos que han sido elaborados según las reglas de la retórica. La oratoria es el arte de hablar ante un auditorio (ars dicendi) con el fin de agradarle y persuadirlo en algún sentido. El orador (orator) es el artífice (artifex), quien elabora y pronuncia el discurso (oratio).

El conocimiento y dominio de las reglas de este arte, denominadas en su conjunto retórica (rhetorica), es la elocuencia (eloquentia).

El orador debe ser, pues, un experto en el arte de hablar (dicendi peritus). Posidonio de Rodas, a quien Cicerón tuvo como maestro, incluyó la retórica entre las llamadas artes liberales, aquellas que cultiva un ciudadano libre sin ánimo de lucro. Las artes liberales eran siete: retórica, dialéctica, gramática, música, aritmética, geometría y astronomía.

Las tres primeras pasaron a la Edad Media agrupadas con el nombre de trivium, y las cuatro restantes, con el de quadrivium.

La retórica floreció en las ciudades democráticas de Grecia en el siglo V a.C. Fueron los sicilianos Córax y Tisias quienes elaboraron las primeras teorías acerca de las técnicas expositivas útiles para el orador. Esas teorías fueron desarrolladas por los sofistas Protágoras y Gorgias, y más tarde sistematizadas por Aristóteles en su Ars rhetorica. Las escuelas de retórica se difundieron por las ciudades más importantes del mundo griego.

Cuando las conquistas de los siglos III y II a.C. permitieron a los romanos conocer la cultura griega, la retórica fue acogida con entusiasmo por la nobleza filohelena; pero también cayó bajo las sospechas de la facción conservadora, que consideraba la elocuencia como una herramienta con la que manejar fácilmente al pueblo, y que logró que se promulgara un decreto por el que se expulsaba de Roma a los rétores griegos (161 a.C.), y luego, a los romanos (92 a.C.). Finalmente los maestros de retórica volvieron a Roma, y este arte acabó por formar parte, junto con la gramática, de los planes de estudios de los jóvenes de la nobleza, con vistas a su preparación para la carrera política o el ejercicio de la abogacía.

Principios de la retórica griega. Tipos de discurso La retórica es un ars (gr. téchne), susceptible, por tanto, de ser enseñada y aprendida mediante las reglas (regulae, praecepta). La asimilación de estas reglas fue total por parte de los romanos, que se limitaron a traducir y adaptar al latín la terminología griega. 1 Literatura Latina, Oratoria y Cicerón

La primera distinción que cabe hacer es la que afecta a los tipos de discurso. Aristóteles los clasificó según su objeto, hay tres: judicial, deliberativo y demostrativo. El caso modelo es el discurso ante los jueces de un tribunal, a los que se invita a pronunciar un veredicto respecto a un hecho pasado a favor de la parte acusadora o de la defensa.

El desarrollo total de los alegatos de la acusación y de la defensa se denomina en latín actio, ‘proceso’.

El caso modelo es el discurso político pronunciado ante una asamblea popular, contio, que se ha reunido para deliberar y a la que se invita a tomar una decisión respecto a una acción futura que el orador aconseja o desaconseja.  ‘género demostrativo’. En latín se llama también genus laudativum, ‘género laudatorio’, porque el caso modelo es el del discurso pronunciado ante una reunión solemne en alabanza de una persona (laudationes funebres, elogia), de una comunidad, de una actividad o de una cosa que se quiere celebrar.

Pero también forman parte de este tipo de discurso los que se pronuncian con intenciones opuestas, es decir, para vituperar y desacreditar. Los discursos de cada uno de los tres géneros pueden contener elementos de los otros dos géneros, especialmente cuando la extensión del discurso permite la inserción de digresiones.

Partes de la oratoria Para elaborar un discurso, el orador debía prestar atención a las siguientes fases, llamadas «oratoriae partes»:

1. Inventio. El orador extrae las posibilidades de desarrollo de las ideas verdaderas, o verosímiles, que le permitan probar su causa.

2. Ordo o dispositio. Es la distribución adecuada, en el lugar oportuno dentro del discurso, de las ideas y pensamientos encontrados gracias a la inventio.

3. Elocutio. Traslada al lenguaje las ideas previamente extraídas y ordenadas; suministra el «ropaje lingüístico»: selección de los términos apropiados, orden en la frase, ritmo, empleo de figuras retóricas, etc.

4. Memoria. Es el ejercicio por medio del cual se llega a dominar el conjunto del discurso y la distribución de cada una de sus partes. Un discurso leído era algo insólito. La memoria se cuenta entre las cualidades que el orador debe tener por naturaleza.

5. Pronuntiatio, declamatio o actio. Afecta a la exposición oral del discurso. El orador debe desarrollar determinadas técnicas para modular la voz y controlar los ademanes y desplazamientos, que deben acomodarse al tono y al asunto de que se vaya a hablar.

Partes del discurso En la elaboración del texto del discurso, las ideas halladas (inventio) debían quedar distribuidas (dispositio) en cuatro partes las llamadas «orationis partes», de acuerdo con el llamado «orden natural» (que si se alteraba se convertía en «artificial»):

1. Exordium. Es el comienzo del discurso. El objeto del exordio es ganarse la simpatía (benevolentiam captare) del auditorio hacia el asunto del discurso.

2. Narratio. En la narratio se hace partícipe al auditorio del estado de la cuestión, exponiendo de manera concisa, clara y verosímil los hechos sobre los que se va a tomar una decisión. La verosimilitud se consigue mediante la correcta concatenación de los siete elementa narrationis, elementos de la narración’: quis “quién”, quid “qué”, cur “por qué”, ubi “dónde”, quando “cuándo”, quemadmodum “cómo”, quibus adminiculis “con qué medios”. Como es lógico, el orador resaltará aquellos aspectos de la narración que le convengan y atenuará u omitirá los que lo perjudiquen.

3. Argumentatio. Es una confirmación complementaria de la narratio, que hace hincapié en lo que favorece al orador. Algunos tratadistas dividen la argumentatio en dos partes, distinguiendo la presentación de las pruebas favorables (confirmatio, probatio) y la refutación de las pruebas desfavorables (refutatio, confutatio).

4. Epilogus o peroratio: La parte final del discurso tiene un doble objetivo: refrescar la memoria haciendo una recapitulación, e influir en los sentimientos del auditorio. En cada una de estas partes el orador seguía determinadas pautas para cumplir la finalidad del discurso: hablar de manera apropiada para convencer. Si quiere convencer (persuadere) el orador debe antes instruir o demostrar (docere), deleitar (delectare) e impresionar (movere), combinando estos elementos en diversos grados. Escuchar un discurso elaborado según estas reglas, sobre todo si se trataba de un orador afamado, constituía un gran espectáculo, una verdadera «puesta en escena», que los romanos tenían como uno de sus entretenimientos preferidos.

  1. Palíndromo se lee igual al derecho que al revés (90809…)

ERRORES BÁSICOS O FUNDAMENTALES QUE HACEN DAÑO A UNA PRESENTACIÓN, CONFERENCIA O EXPOSICIÓN ORAL

 – Hablar sin conocer el tema a fondo, o sin tener el suficiente conocimiento de la materia relacionada.

– No preparar la presentación adecuadamente, con tiempo, o prepararla sin orden lógico, o en forma

  tan confusa que luego no la puede interpretar mientras la expone.

– Descuidar su presencia personal o su forma de vestir, o lucir implementos demasiados vistosos,

  Extravagantes, atractivos, demostrativos… que distraigan la atención.

– Hacer movimientos rítmicos, o gestos mecánicos, sin interrupción y en forma monótona (tics,

  manierismos, muletillas orales o gestuales sin dominio de posición de manos, piernas, cuerpo…).

– Irritar al auditorio con: A- Súper suficiencia -tono dogmático. B- Pedanterías. C- Frases chocantes o

  groseras. D- Asuntos escabrosos o poco delicados. E – Antagonismo ofensivo. F – Atacar tradiciones

  o sentimientos colectivos. G- Lastimar la sensibilidad. I- Excusarse o recriminarse constantemente.

– Hablar demasiado de: Yo, Mío, MI vida, MI trabajo, MI familia, MI apellido, MI empresa, MI…

– Aprenderse la presentación de memoria.

– Imitar a Otros

– Ser demasiado extenso.

– Terminar sin un buen cierre

– No introducir variantes, incidentes o sucesos diarios

– Hablar por encima o por debajo del nivel intelectual, de comprensión del público que ve o escucha

– Mirar al techo, a las paredes, a las notas, o al vacío

– Hablar demasiado rápido o demasiado lento

– Hablar gritando o en voz demasiado baja

            ENRIQUECER UNA EXPOSICIÓN O EXTENDERSE EN UNA DISERTACIÓN

Requisito fundamental, imprescindible: “Tener conocimiento y experiencia en el tema. Recurrir de modo apropiado a experiencias o anécdotas propias o de otros al conocer lo que trata en materia.

¿CÓMO FUNCIONARÁ LA MECÁNICA DE SU PRESENTACIÓN?

Procedimiento: haga un chequeo de lo que va a exponer: Busque en sus recursos, memorias, hechos que puedan aquilatar o darle mayor movimiento a toda tolerancia del tema que expone.

PESUADIR, CONVENCER O MOVER A LA ACCIÓN ATENCIÓN: que el público asistente, oyente o quien lo mire por TV, “se meta” dentro de su discurso o charla, mediante alguna frase, o párrafo que LES INTERESE, que tenga relación con sus objetivos (de ellos). INTERES: dígales cómo se han de beneficiar o como se habrán de proteger, o amparar, o satisfacer, en fin… el porque les conviene seguir su punto de vista, o su pensamiento, o actuar según usted indica. Dramatice, visualizando las formas en que disfrutarán siguiendo su orientación, o bien, en que forma podrán perjudicarse, o limitarse, o poner en peligro algo que sea valioso para el auditorio.

RELACIONADOS CON EL TEMA: Los intelectuales.

William Channing, contemporáneo indica que “un hombre de fuerza e inteligencia extraordinaria puede no ser más que un cero en la sociedad si no sabe hablar” … en otra parte de sus obras dice que “existen tres clases de oradores: 1) aquellos a quienes se escucha; 2) aquellos a quienes no se puede escuchar; y 3) aquellos a quienes no se puede dejar escuchar”.

El Dr. Alberto Gil, profesor de Retórica en la Universidad de Sarre (Alemania), en este tiempo en que se habla y se escribe tanto sobre el diálogo, la apertura, la capacidad de escuchar la opinión de los demás y la importancia de aprender a comunicarse bien, pone bajo los reflectores una visión, quizá olvidada, sobre “tomar el arte de la conversación e intercambiar en ella conceptos que permitan, a todos, llegar a la verdad”.

Sus reflexiones realizadas nos permiten recurrir, de una forma magistral y con una prosa magníficamente cuidada, a la riqueza de la Retórica que nos han legado los Clásicos Grecolatinos, pero anclada en el respeto a la dignidad de la persona humana y los valores perennes. Dicho en otras palabras, que en todo diálogo deben de prevalecer los principios éticos.

También explica cuál es el secreto de una argumentación convincente (la sencillez estilística y la concisión) y la relevancia que adquieren el orden en la exposición y el ser un Orador que inspire confianza y tenga un discurso sugerente para inducir a los interlocutores a conclusiones similares, con base en una argumentación lógica. Se detiene en reflexionar sobre cómo puede la otra persona aceptar mejor los argumentos esgrimidos para generar una positiva y constructiva empatía.

Hace hincapié en la personalidad propia del orador: debe de ser cordial, amable, con apertura hacia la amistad y capacidad de convivir gratamente, con el adecuado sentido de humor. Y sostiene que un orador gana autoridad, cuando vive la veracidad, la sencillez, el optimismo, la humildad para reconocer sus propios errores y corregirse cuantas veces sea necesario.

Sostiene que hace falta comprender bien la situación psicológica y emocional del interlocutor; el saber tener corazón para estrechar los lazos de amistad; al igual que saber pedir perdón, buscar la reconciliación, si ha ocurrido algún pequeño roce y estar siempre dispuesto a comprender, perdonar y disculpar a los demás.

Sobre las fases de la concepción y realización de un discurso, considera que, ante todo, se debe descubrir cuál es el tema central alrededor del cual girará toda la exposición. Que debe ser convenientemente consultada con la bibliografía adecuada. Después, elaborar detallada y cuidadosamente ese material, de manera que tenga una estructura ordenada y lógica, que conduzca a descubrir la verdad llegando a conclusiones claras, convincentes y persuasivas. Es éste un punto de capital importancia.

Sugiere entrenarse en el discurso, a fin de lograr una adecuada expresión oral; y recomienda que el orador esté atento y vigilante sobre cómo mejorar la corrección gramatical, la claridad en sus conceptos y la elegancia en el uso del lenguaje. Finalmente, velar por utilizar de manera acertada las formas de expresión no verbales (el porte exterior, la entonación de la voz, la mímica, los gestos).

Concluye reflexionando sobre la actual manipulación en la retórica y en sus antídotos, animando a sentar las bases hacia una cultura del debate fincada en los valores. En suma, se trata de un valioso aporte, de enorme utilidad, para quienes se dedican a la oratoria, como políticos, legisladores, funcionarios públicos, así como directivos de instituciones privadas o bien, a los que se desempeñan en la labor magisterial y, en general para los comunicadores, escritores, periodistas…

RELACIONADOS CON EL TEMA: Para tener en cuenta

No abandonar el tema (la disertación debe tener un objetivo y hay que avanzar hacia él en forma progresiva)

  • Orientación (cuando los aportes de los oyentes no ayudan al orador, hay que encauzar la conversación diciendo por ejemplo: “sus palabras me traen a colación…”)

Ideas y temas (no se puede sostener una conversación si no se tiene algo para decir y en cuanto al tema, el orador debe elegir aquél sobre el que tiene posición formada).

  • Dar ejemplos (evitar la abstracción de las ideas. Un orador puede decir: “los escritores argentinos son muy inteligentes”, pero sería más correcto decir:”los escritores argentinos, como por ejemplo XXXX y otros que son muy inteligentes…”

 Comparaciones (buscar elementos conocidos por el auditorio, que tengan analogía con el tema del orador. Ej.: “es tan alto como el obelisco”.)

  Contrastes (su uso tiene el mismo efecto que el principio anterior, pero a la inversa. Ej.: “fue un monstruo de 200 toneladas, pero su cerebro tenía el tamaño de una bola de billar…)

  • Estadísticas (valiosa ayuda para el orador, pero utilizándolas con criterio adecuado).

 Detalles (dan brillo a la exposición, porque presentan paisajes difíciles de olvidar: Ej: “recién un vecino me avisó del incendio de una casa contigua a la mía…”)

Testimonios (relatos, informaciones, referencias a personas muy importantes o muy conocidas, producen respeto por la información transmitida)

Crecimiento de la idea (El orador debe pensar continuamente en las posibles mejoras y ampliaciones que pueden tener sus ideas. Pueden acudir a su mente pensamientos enriquecedores, puede hacer conexiones ingeniosas)

Individualidad (Los temas deben buscarse dentro de uno mismo, pero también se puede motivar su crecimiento organizando discusiones y debates con amigos, rescatando también lo positivo de los pensamientos de otras personas).

Organización del material (tiene que ver con la buena organización del discurso, que se ve en un capítulo aparte, dada la importancia del tema).

Ocasión (conocer las circunstancias en que se desarrolla el discurso, tiempo acordado, acústica, ayudas visuales, cantidad de oyentes, temas que tocarán otros oradores, si los hay )

Limitación (tener “timing”, es decir, saber adecuar la duración del discurso a las características del contexto. Ej. si el tiempo máximo se estima en 20 minutos, es imposible plantear más de 3 ideas principales)

Repetición (volver sobre las ideas principales, siempre con palabras distintas para no cansar a los oyentes).

Acumulación (cada idea principal debe ser explicada con complementos y detalles que refuercen, desarrollen y aclaren)

PRINCIPIOS BASICOS

En primer lugar haremos mención de una frase muy conocida y aceptada en todo el mundo: “Un buen orador no nace; se hace”. Si bien es cierto que en todas las épocas han existido personas con capacidades innatas para ejercer el maravilloso arte de la oratoria, también es verdad que ese privilegio es para muy pocos. Los demás, los que necesitamos expresarnos oralmente y no hemos nacido con esa habilidad, podemos adquirir herramientas y aplicar estrategias para mejorar nuestra calidad en la presentación oral.

Los primeros oradores que registra la historia se encuentran en la antigua Grecia, cerca del siglo VII a. de C. Se destacaron por su gran capacidad y preparación Antifón, Isócrates, Demóstenes y Esquines. Más tarde, en Roma cultivaron la oratoria con maestría Quintiliano, Catón, Graco el Joven y Cicerón.

Todos ellos, artistas de la expresión y comunicación oral, sumaban a su predisposición natural para el discurso, un cuidadoso entrenamiento vocal, expresivo y hasta memorístico para no fallar en sus elocuentes presentaciones. Inclusive, las primeras técnicas de memoria conocidas en la historia, las mnemotecnias, tienen su origen en Grecia y fueron desarrolladas por los padres de la oratoria.

A partir del siglo XIX, las técnicas de oratoria son sistematizadas en escuelas europeas, principalmente en Inglaterra, Francia, Alemania e Italia y más tarde en los Estados Unidos de América, país que en la actualidad lidera, por cantidad y calidad, los recursos aplicados a la formación de oradores.

Precisamente los Principios básicos de la Oratoria surgen como resultado de estudios bajo comprobaciones en miles de personas de muchos países, registrados y mostrados en trabajos que se recopilaron durante varios siglos. Se trató de ubicar modos en aquellos comportamientos que son coincidentes en los destacados oradores de todos los tiempos. Una suerte de común denominador es que todos los artistas célebres de la oratoria han cuidado aplicando correctamente su ética y estética en cada presentación.

Podemos inferir, por deducción, que cualquier persona que aplique y cultive estos principios básicos se desempeñará exitosamente frente al público. Por eso no queremos hablar de condiciones naturales, sino, por el contrario, de estrategias aprendidas y adquiridas con solvencia.

El arte de la oratoria combina, en maravillosa armonía, tres especialidades muy diferentes y complementarias: La Voz, el Lenguaje Gestual y el Contenido del Discurso. Nuestro Seminario, cuyo objetivo esencial es entrenarlo a Usted en el pensamiento que forma las habilidades de la expresión oral, no se ocupa de los contenidos del discurso pues la sabiduría depende de cada Orador.

Sí profundiza Usted en Usted mismo autoevaluando su conducta de Orador con autocrítica sincera y constructiva, es muy factible que detecte los sutiles aspectos de forma que en la acción, pueden llegar a distorsionar un buen contenido o, por el contrario, mejorar ante el público un contenido mediocre.

Estamos hablando de CONTENIDO y CONTINENTE. Dentro de una caja muy bien presentada, con lujoso embalaje, le otorga muy buen valor de calidad al contenido aunque sea mediocre. Pero si estuviera un brillante contenido dentro de una caja sucia, gastada, manchada y ajada, la impresión de quien recibe el contenido, será en principio, negativa.

Un profesor que conoce profundamente los contenidos de su materia, puede fallar en sus clases por no poseer una buena oratoria. En cambio, un profesor con mucho menos conocimiento teórico, pero con conocimientos apropiados de Oratoria aplicada, puede ser tan brillante en sus clases, que logra con mayor éxito los objetivos de la enseñanza.

De los aspectos formales presentados al principio, La Voz Humana es el más significativo en la oratoria. Si bien todo el cuerpo participa, según veremos en las Prácticas, es evidente que un mudo no puede ejercer plenamente el arte de la oratoria. Sin embargo, el presidente norteamericano Franklin Roosevelt, famoso orador, fascinaba a sus oyentes, aun hablando sentado en su silla de ruedas.

Algunas voces humanas son más aptas para la oratoria, como el barítono entre las masculinas y la contralto entre las femeninas. No obstante, otras voces pueden educarse adecuadamente para desempeñarse correctamente en los discursos. Desde luego que no es solamente importante el timbre, la intensidad o el tono de la voz, sino cómo y en qué momento se utilizan esas variantes.

También debemos analizar el énfasis, las pausas, la respiración, las cadencias, etc.

TEMA A: Importancia de la espiración: La voz es el sonido que se produce al pasar el aire por la laringe, produciendo determinadas vibraciones en las cuerdas vocales. El aire debe pasar por la laringe al ser expelido de los pulmones y no al ser inhalado. No es útil el sonido que podría producirse al pasar el aire cuando ingresa, si fuera aspirado por la boca.

La respiración en oratoria debe ser: INHALAR POR LA NARIZ SIN EXCEPCIONES y EXHALAR POR LA BOCA, MIENTRAS SE HABLA. El ingreso de aire por vía bucal es malo para el orador pues la boca no posee ninguno de los elementos naturales que sí se encuentran en las fosas nasales, que permiten purificar, filtrar, humedecer y calentar el aire que ingresa a los pulmones.

La nariz es un verdadero filtro de impurezas que se vale de la mucosa y el bello interno de las fosas para detener las partículas que pueden ser dañinas para el organismo. Además, esos mismos elementos humedecen y calientan el aire lo necesario para no agredir a la laringe.

En cambio, tomar por la boca el aire en su estado ambiental, por lo general contaminado, seco con probable baja temperatura, eso resiente a las cuerdas vocales que, a corto o largo plazo, sufren enfermedades complicadas a las que se debe prodigar cuidados muy intensos y delicados. Para evitar estos inconvenientes, el orador debe acostumbrarse a respirar tomando el aire por la nariz, evitando siempre la entrada del aire por la boca.

En cada pausa, debe respirar cerrando la boca y tomando rápido por la nariz. Si Ud. está malacostumbrado y suele respirar por la boca, deberá realizar un esfuerzo adicional para superar el modo viciado por esa costumbre.

En todo caso, la recomendación es Tomar Conciencia de la Propia Respiración. Analizar Cómo Respiramos es el punto de partida para poder cambiar un mal hábito. La salida del aire, siempre debe realizarse mientras se habla. Nunca suspirar ni soplar, pues representa Aire Perdido.

El “aire útil” es el que sale produciendo el sonido de la voz. Y la administración adecuada de ese aire útil requiere el cuidado de no desperdiciarlo. Recuerde entonces que nunca debe tomar aire por la boca, ni soltarlo en las pausas. Solamente tome por la nariz y suelte mientras habla, naturalmente.

TEMA B: El lanzamiento y utilización de la voz. Tanto el volumen, como la entonación y las cadencias en el discurso, dependen de la manera que el orador lanza su voz.

Lanzar la voz significa exhalar el aire del mejor modo posible para que produzca el mejor efecto posible. Es fácil entenderlo en un instrumento musical de viento, como la flauta. Claramente se comprende que si se sopla con mayor energía, el sonido es más fuerte.

Una persona que desee tocar en un volumen apenas audible, soplará débilmente, lo necesario para que se escuche estando a su lado. Cuando el orador necesita utilizar un volumen de voz muy elevado, por estar en un gran salón sin aparatos de amplificación, debe evitar que el esfuerzo de gritar se produzca al nivel laríngeo, o sea en la garganta.

Para ello, debe pensar en la creación de una COLUMNA DE AIRE VIRTUAL, que nace a la altura del abdomen, en el músculo llamado DIAFRAGMA, y se eleva hasta llegar a las cuerdas vocales. Esa columna de aire debe estar presente en la imaginación, pero de alguna manera se reproduce en el organismo. Porque la fuerza de la salida del aire debe ser impulsada desde abajo, desde el abdomen, pasando así el aire por la garganta sin tensar las cuerdas vocales inútilmente.

El pensamiento del orador debe estar conectado con la persona que esté sentada más lejos entre el público. A ella debe dirigirse, pues si esa persona lo escucha, seguramente podrán escucharlo los que estén más cerca de él también.

Al comenzar el discurso, el orador debe observar los gestos de los más alejados; percibir en sus miradas si realmente lo están escuchando y si fuera necesario aumentar su volumen. Pero nunca hablar con un volumen demasiado elevado porque molesta al público y es un desgaste innecesario para quien habla Ej. Los dos Cursos en Zapala para 600 personas

Todos hemos oído hablar de oratoria y liderazgo son términos que van fuertemente relacionados. La oratoria es el arte de la palabra, hablar con elocuencia influyendo en los demás.

Lo primero que debes tener en cuenta es lo que quiere comunicar a las personas, a su público, a su audiencia, o lo que sea. Uno no puede hablar por hablar y demostrar liderazgo. Todo debe tener un buen propósito. ¿Quiere dar una enseñanza? ¿Quiere dar una nueva y mejor propuesta? ¿Quiere criticar? ¿Quiere halagar? ¿Quiere….?

                                   PRINCIPIOS DE TENSIÓN Y ATENCIÓN

Nos basaremos en el Punto Eutéctico, en este caso en vez de determinar el grado de solidificación de la fundición mezcla Fe – C en el cubil y en diagrama de doble entrada, trabajaremos sobre los dos elementos, Tensión y Atención, que tiene el ser humano “para estar presente” y no “dejar la cara e irse mentalmente por ahí a tomar un café mientras simula estar presente en el discurso”.

Una de las maneras más prácticas y precisas para permitir que la atención de un asistente se vaya, lo podemos observar simplemente con una persona que con voz monótona lee su discurso todo el tiempo, eso indica que va a aburrir al público (ver el caso uno a todos). Otra fórmula que logra el mismo efecto es también si el Orador desvía la mirada constantemente.

Si bien no existen fórmulas definidas, ya que la personalidad de cada orador es distinta a la de los demás, podemos decir que ciertas conductas mantienen adecuadamente y durante todo el discurso a Tensión y la Atención del/los asistentes cuando, aplicando racionalmente su modo para alterar o modificar los valores A-T de cada asistente (ver el caso todos a uno), los movimientos del Orador se coordinan con su mirada, que la hace vivir. Igualmente con el tono de voz. Que es muy válido modificarla siempre, por ejemplo darle varios matices de sonido. Alto, baja, suave, en modo de suspenso ya que el silencio dice mucho en un discurso. También es importante el movimiento consciente o inconsciente de las manos, que tienen su propio lenguaje.

Y lo último que debe tener en cuenta sobre los principios básicos de oratoria y liderazgo es que tiene que emocionar al público; tiene  que hacerles vivir lo que Ud. siente; tienen que imaginarse la historia que Ud. mismo les estás contando. Tienen que sentir lo mismo que Usted. “Es probable que el asistente no logre recordar todo lo que Ud. dijo”, pero “va a tardar mucho en olvidar lo que sintió cuando Usted lo dijo”.

POLARIZACION SOCIAL

 La polarización social es entendida como el estrechamiento del campo perceptivo, con una percepción inflexible o estereotipada de nosotros-ellos, con una fuerte carga emocional: aceptación a todo lo relacionado al nosotros y rechazo absoluto a todo lo relacionado con ellos. Hay un quiebre total del sentido común, posiciones rígidas e intolerantes que sustituyen el diálogo, el debate y otras opciones diversas.

Todas las instituciones e individuos en la sociedad son obligados a posicionarse en uno de los dos extremos. Se mantienen la discriminación y exclusión a quien piense diferente. Se fomenta la confrontación, aumenta la solidaridad y cohesión de los extremos polarizados. Se expresa hostilidad, el conflicto se hace manifiesto, evidente en las discusiones y conductas violentas, o el conflicto permanece latente, esperando un detonante que lo dispare. Se dan agresiones físicas o verbales, se exacerban sentimientos de tristeza, miedo, rabia, odio, desesperanza, zozobra, impotencia, ansiedad, irritabilidad, intolerancia. Se reduce el tiempo dedicado a recrearse porque es inseguro salir o porque hay un clima de tensión que invade a vida de toda la sociedad. Aparecen dolencias físicas y si la persona ha tenido algún trastorno psicológico aparecen los síntomas abiertamente. Se aterran los hábitos de alimentación y sueño. Se rechaza y excluye a amigos o familiares que piensen diferente, hay confrontación en reuniones y fiestas, en la escuela, en el trabajo. Recomendaciones para disminuir la polarización social:

– 1 Reconocer al otro como persona: el que piensa distinto a Ud. no está loco, sólo piensa diferente

– 2 Elimine los descalificativos cuando se refiera al otro

-3 Reconocer lo que nos diferencia, y lo que nos une como país

-4 Reconocer que los conflictos es posible resolverlos democráticamente, organice y busque las vías

– 5 Difunda información sobre la solución pacífica de conflictos

– 6 Respete el punto de vista del interlocutor, exponga sus ideas, sin intentar cambiar las ideas del

     otro

 Qué es Veracidad: La veracidad es la cualidad de lo que es verdadero

Lo veraz está conforme con la verdad, se ajusta a ella. Es un valor moral positivo que busca la verdad. El significado de la veracidad está íntimamente relacionado con todo lo que se refiere a la verdad, a la realidad, a la capacidad de alguien para decir siempre la verdad, ser sincero, confiable, honesto, franco, mostrar compartiendo el tener buena fe.

Por tanto, es lo opuesto a la mentira, a la hipocresía o a la falsedad. Comprobar o constatar la veracidad de los hechos, muestra la necesidad de evaluar el grado de verdad de lo que ocurre si hay contradicciones o dudas que ponen en causa la fiabilidad de los hechos.

Del mismo modo, en una situación de denuncia acerca de las acciones que puedan incriminar a una persona, es esencial e indispensable investigar la veracidad de los alegatos, para saber si representan la verdad y si están en conformidad con ella.

Principio de veracidad

Este principio se utiliza en varias profesiones como el periodismo (información), la medicina (salud) o el derecho (justicia y defensa), con bastante responsabilidad para el trabajador, así como en la vida cotidiana de cada individuo y en la relación con los demás. El principio de la veracidad de la publicidad aparece en los Principios de la Publicidad en el Código de Defensa del Consumidor, que prohíbe la difusión de publicidad engaño.

“El éxito en las presentaciones no se basa en la información y conocimiento que transmitimos sino en los que recibe y valora el público”.

Lo que nosotros definamos como éxito depende de nuestra capacidad para conectar con los demás agregando valor visible con el estilo y talentos propios. Con los mismos recursos con que un director de cine nos atrapa en una historia, podemos transmitir nuestras ideas y persuadir para alcanzar objetivos. Son recursos que están a nuestra disposición, se aprenden y se entrenan.

La gente no se involucra por las características, información y descripciones, lo hace por:

1. El sentido compartido con los valores y sentido de lo que el orador/comunicador expone,
2. La experiencia emocional que la propuesta de valor crea y moviliza

LO QUE ATENTA SON LAS EMOCIONES

                                                                       “El corazón tiene razones que la razón no entiende”

                                                                                                                                                      Schoo

Entonces, en su discurso, no le hable a la gente, háblele a la mente

1. Percepción: Se tú mismo, los demás ya están

Percepción es igual a realidad, y en el diario vivir tendemos a comportarnos de cierta manera para ser percibidos como en realidad somos. Pero en ciertas ocasiones cuando vamos a deliberar un discurso, nuestra conducta cambia. Esto sucede por dos razones. La primera es porque centramos más nuestra atención selectiva en el “público” que en el “hablar”. Haciendo en efecto que cambie nuestra personalidad generando una percepción contraria a quienes en realidad somos.

La segunda razón es porque inconscientemente deseamos modelar algún “gran orador” y lo que terminamos haciendo es perder nuestra autenticidad. Y cuando perdemos la autenticidad, perdemos la atención de la audiencia.

Así que dejemos de lado tratar ser un “gran” orador, esto es un concepto cliché. Hay que intentar mantener firme nuestro auto concepto cuando vayamos a deliberar un discurso. Solo así podremos generar mayor credibilidad con nuestro mensaje y más influencia sobre la opinión de los demás.

2. Perfección: Dejar de perseguirla

Las personas al final no quieren escuchar a un “ser perfecto”, sino un “ser humano”. Por lo tanto no importa si ustedes erran durante alguna ponencia.

No obstante es de vital importancia errar lo menos posible para no generar una percepción de inseguridad y falta de dominio del tema. La práctica implacable hace que internalicemos mejor el contenido, lo que nos facilitará ofrecer nuestra presentación tan cómodamente como tener una conversación con un amigo cercano.

La información hace a un comunicador, pero la autenticidad es lo que hace que su comunicación resuene. Porque la misión de todo gran orador es ser su propia voz y nunca un eco. Por ende si Usted decide ser su propia voz, procure que deje eco en la vida de los demás. Recuerde que la práctica hace al “maestro”. Esto nos lleva al próximo punto.

3- Disciplina: la práctica del maestro

Su meta no es ser un orador perfecto, su reto es ser un orador auténtico y efectivo. Es probable que en primeros momentos sienta Ud. el temor de estar frente a público, ya que no es lo mismo que lo miren 40 ojos a que Ud. vea 20 nucas. Tal vez se sienta un miedo extremo, o mejor conocido como pánico a hablar en público. Pero la única forma de salir de los miedos, es entrar en ellos. Y la forma en cómo se supera el miedo es a través de la disciplina. La superación es todo un proceso de y en tiempo entendiendo que durante el mismo tenemos que recurrir reiteradamente a la

  • Paciencia, porque habrán  muchas  más  caídas.  Es decir, no se impacienten por si siguen cometiendo el mismo error una y otra Porque la paciencia no es la habilidad de esperar, sino la habilidad de mantener una excelente actitud mientras esperas.

         Perseverancia con valor, para seguir levantándose de las caídas dado que el éxito es la suma de los fracasos. Ninguna persona nace siendo gran Orador, aunque que hay personas que se les facilita más a que otros, por ello es importante reconocer que la forma y el fondo son igual de importantes en la construcción de la oratoria.

4. Emoción: hablar para servir es servir para hablar

Hablar desde el corazón tiene su ciencia detrás. La etimología de la palabra emoción viene del latín que significa “movimiento”. Por ello cuando hablamos con emociones logramos activar al sistema límbico, o mejor conocido como el cerebro emocional. Así que al activar esa zona emocional, logramos mover a la audiencia hacia donde queremos conectarlas de mejor manera. con nuestro mensaje principal.

Existen emociones madres como el miedo; filiales como el amor; sociales como la culpa y ambiguas como la esperanza.

La evolución de las emociones juegan un papel fundamental en la oratoria, pero el reto yace en saber cómo realizar un Eje Emocional para aplicarlas al discurso y llevar en un viaje a la audiencia. Excelentes películas e historias saben utilizar gran cantidad de emociones, porque entre más emociones, más recordación.

Entonces, ¿cómo hacer un eje emocional? Un modo es que escoja una emoción principal seguido de un mínimo de 3 emociones, y dentro de estas 3 emociones preferiblemente use 2 emociones contrarias y una paralela a la emoción principal.

Para mejor exponer, usemos como ejemplo el caso de Obama en su primera campaña presidencial. Él utilizó reiteradamente la emoción ambigua de la esperanza. ¿Qué es emoción ambigua?

Dentro del mapa de emociones dentro de la psicología, la esperanza está compuesta por 2 emociones primarias: la “tristeza” y la “felicidad”. Y al tener estas 2 emociones primarias, le facilitaba conectar más emocionalmente con su audiencia cuando incorporaba en su discurso anécdotas, historias, y con algo de humor transportar a las personas a un final feliz. Esto nos lleva al siguiente punto.

5- Storytelling: el viaje de una idea. El storytelling es la forma de plantear una historia y tiene como objetivo crear una narrativa como vuelo limpio al mensaje principal, con el fin tomarlo para aterrizarlo de modo claro en una pista de plano emocional.

La razón del por qué las historias son fascinantes para la audiencia es porque nuestro cerebro, a través de la evolución, fue programado y cableado para procesar y almacenar la información en forma de historias. Porque nuestro cerebro, al escuchar historias, enciende diferentes áreas como el cortex visual, el auditivo, el sensorial, el gustativo, el olfativo, entre otras.

Pero cuando hablamos con un tono plano (monótono), horizontal sin alteración en niveles y con el típico discurso “corporativo-denso-racional”, sólo le hablamos a dos áreas cerebrales (Broca y Wernicke). Que son las encargadas del proceso y articulación del lenguaje. Es decir se habla bien a la gente, pero no a la mente.

6. Coherencia: no verbal y verbal

Cuando las palabras del Orador no son coherentes con el cuerpo, la mente del Público enciende un sistema de alarma que detecta falsedad. Esto demuestra la importancia que tenemos al mostrar coherencia entre nuestro cuerpo y con nuestras palabras. Debemos tener en cuenta que pasados los tres minutos de exposición empezamos a perder el dominio consciente de las expresiones y movimientos del cuerpo.

Ud. Orador en su acción, siempre tenga en cuenta la importancia de mostrar coherencia entre lo que se dice con el cuerpo y el mensaje, sobre el tema que se trate.

Tratemos, como caso o ejemplo que Ud. debe realizar un análisis sobre caso de verdad o falsedad sobre coherencia en la Comunicación, donde le soliciten observar con conclusiones finales válidas, el accionar de 2 interlocutores. Lo realiza y al final del trabajo Ud. presenta conclusiones que indican:

  1. el 55% del lenguaje corporal o silencioso que muestran los interlocutores es coherente con el tema   que tratan;
  2. que al utilizar su tono de voz hay coherencia con el tema en un 28% (recordemos que para

            Verbosidad el tono de voz entra en el marco de los No-Verbal) y 

  • que el 7% de lo expresado en palabras por ellos, las mismas han sido plenamente coherentes con el tema.

De ser esa su conclusión final, indica que observando detenidamente todos los detalles, encontró verdad en la coherencia de los interlocutores, destacando que no hay diferencias o fisuras que muestren alguna falsedad o incoherencia de elación entre los puntos 1), 2) y 3) sobre el tema que trataron.

Ante el resultado de su exposición, pues me aventuro a decirle que temo, posiblemente no ha realizado la tarea con la profundidad necesaria para llegar a un resultado que puede llevarlo al fracaso si realiza su Discurso sin tener en cuenta la respuesta coherente del público espectador.

Por ejemplo, si yo le pregunto a mi compañero de trabajo que recién sufrió un traspié con alguien: “Daniel… ¿sigues enojado?…y el inmediatamente da un paso atrás, hace un leve gesto de rabia, y responde con un tono fuerte “¡no!”. Pues, para realizar la coordinación de coherencias con el tema, su respuesta hace que me enfoque primero en su corporalidad, segundo su tono de voz y por último determino no prestarle atención a sus palabras, porque ya me respondió utilizando su lenguaje silencioso

7. Experiencia

Con otros colegas hemos compartido logros sobre una investigación que se realizaron a miles de personas a quienes se les peguntó qué es lo que realmente le gusta encontrar a la audiencia a la hora de ver o asistir a una conferencia de cualquier tipo. Se obtuvo de 100 personas que:

  • el 73% les gusta escuchar experiencias.
  • el 62% cuando el orador ofrece soluciones.
  • el 53% cuando comparten nuevas ideas.
  • el 51% cuando cuentan una historia personal y
  • el 50% cuando cambian la percepción de las cosas.

Platón dijo, “los sabios hablan porque tienen algo que decir, los tontos hablan porque tienen que decir algo”. Así que recuerden siempre compartir experiencias, y con estos principios básicos logren hablarle a la mente, nunca a la gente. Pero sobre todo a ser una voz y nunca un eco, por lo tanto si no tiene algo valioso o importante sobre lo que se está tratando…respétese a Ud. mismo y, no diga nada.

REACCIONES Y ACCIONES FRENTE AL DESEQUILIBRIO EMOCIONAL

En el uso de la palabra y con la responsabilidad asumida de soltar aquellas ideas que Ud. construyó consigo mismo para compartirlas con los demás, como camino para alcanzar los objetivos que se propuso para este caso, casi siempre y de una manera u otra surge de alguno, sin previo aviso, una pregunta u opinión con o sin intención de desequilibrio o, ya en casos más directos alguien le lanza con un mortero de 80mm…  

En ese momento Ud. queda solo frente a sí mismo, tal vez mente en blanco y casi perdiendo el control del lenguaje silencioso…ya está bajo tensión y cuando se vibra bajo tensión tenemos solamente dos caminos que seguir, el del MIEDO y el de la PASIÓN… ¿cuál sigo?

El camino del Miedo bloquea la posibilidad de legar a los demás. El miedo surge de la desconfianza que Ud. tiene en Ud. para responder correctamente a ese ataque; genera un profundo temor que termina en su propio bloqueo… ¿cómo sale de la situación?

El camino de la Pasión genera una respuesta que surge dentro de Ud. mismo como como chispazo de 13800Kv, es un rayo encandilador beneficioso, ya que es su propia fuerza puesta al servicio de lo que está desarrollando.

Pero tanto el Miedo como la Pasión se nutren y vencen lo que Ud. y todos tenemos como Emociones. Las emociones definen el resultado…tratando de personalizar digo que es vital tener cuidado con las propias emociones…las mías y las que debo lograr para causar el efecto buscado en el público. En mi discurso no debo dejar nunca de lado, bajo ninguna causa, el fin que me lleva en ese momento, en el que estoy genuinamente al servicio genuino de la gente, entonces debo soltar la pereza de generar nuevas ideas.

Ejercicio y práctica nos permiten, en nuestra comunicación intrapersonal, identificar los límites que tenemos como seres humanos…¿acaso tenemos alguna posibilidad de romperlos y expresar nuestra mayor grandeza?, ¿es posible que así sea?…podemos explorarlos y abordar alguna estrategia o táctica importante para derribar esos límites que tenemos, que a veces son inconscientes y no sabemos que los tenemos pero allí están

VAMOS AL ESTILO

Si quiere ser un Expositor ameno,  tenga cuidado con la puntuación de su discurso. Suprima los dos puntos que denotan lo que está diciendo y evite los puntos y comas, los cuales indican un pensamiento posterior; pero ponga bastantes puntos finales, los cuales demuestran que se finaliza. Y, especialmente, emplee signos de interrogación, los cuales invitan a otras personas a contestar o empezar a hablar.

Genaro

Alguien dijo alguna vez que el estilo es la manera propia que tiene cada uno para crear expresiones en nuestro pensamiento y toma su modo para comunicarlo….podemos encontrar más definiciones, pero creo que esa es la que nos permite reflexionar más profundo dentro de nosotros mismos…en definitiva, podemos acordar que el “estilo” es la esencia misma del modo que tengo de expresar mi pensamiento. En definitiva, todas las definiciones son válidas y lo único cierto es que el estilo de cada uno es aquel que marca nuestra personalidad, es el rótulo (del que muchas veces hablamos, pero en este caso es cada uno quien se rotula a sí mismo) que nos hemos puesto como de marca de fábrica.

En alguna parte se ha determinado que el estilo se encuentra apoyado con cualidades y encontramos que son: Verdad, Vitalidad, Claridad, Belleza, Ritmo y Adecuación, pero, ¿cómo podemos extendernos en cada una de ellas…bien, por ejemplo:

Verdad: nuestro discurso debe estar definido por la verdad a tal punto que no podemos dejar un mínimo a la contaminación de la mentira. Es decir, amplia y fuerte concordancia entre lo que tenemos como pensamiento e imagen a transmitir y lo que decimos

Vitalidad: energía y fuerza en lo que decimos, que no son los gestos desmesurados, ni gritos ni tampoco aquellas frases de grandeza. La vitalidad se demuestra en la acción coordinada y combinada entre la variedad de nuestras frases, variación de tonos, todo apuntando a aquello de “non nove, sed nova”, es decir anulando la monotonía.

Claridad: Nace del sentido común acorde con la comunicación Intrapersonal. Si no tenemos logrado el equilibrio, transmitiremos nuestro desorden. Ordenar mi comunicación interpersonal con los otros niveles, es decir la interpersonal o las que siguen en la escala hasta la cultural. El realizar y transmitir nuestros dibujos, deberá estar acorde con la contemplación del público oyente. Primero llamar atención y después despertar y mantener el interés hasta que haga su evaluación final.

Adecuación: Quien escucha es el oyente. Lo importante y vital es adecuas la calidad, cualidad y magnitud del tema al público asistente, sea éste visible o no. La temática requiere un tono justo para cada uno y todos los oyentes. De acuerdo al nivel que está transmitiendo su mensaje, recuerde que tiene una herramienta que le permite observar permanentemente la temperatura ambiental. Es el feed back

Ritmo: Es el movimiento de las palabras llevando el desarrollo de las frases. Tiempos y silencios. Los periodos largos son apropiados para temas que podemos considerar grandes, majestuosos, para los cotidianos utilizaremos tiempos cortos. La pasión va en temas intensos y cortos, la reflexión, en largos.

Belleza: Su discurso será dibujado como una obra de arte, como toda obra de arte que atrapa y es apreciada, debe contener belleza. Si es científico, será bello cuando es claro, sobrio y bien organizado. Un sermón filosófico para ser bello deberá  conmover profundamente a los oyentes. La belleza se dibujacon vocabularios adecuados, buena entonación y articulación. Para que un discurso sea bello no necesariamente debe ser pomposo, rotundo ni grandilocuente.

Su obra de arte se crea cuando emplea equilibradamente, en modo justo y suficiente los recursos retóricos, es decir, la sobriedad dentro de la riqueza del discurso. Generalmente las personas pocas veces recuerdan lo que dijo, pero nunca van a olvidar lo que sintieron cuando lo escucharon.

Miedo oratorio

Es el gran enemigo del orador, muchas veces llega a paralizar e impedir el pensamiento. En este punto debemos recurrir a la comunicación Intrapersonal y pone en práctica lo que hemos visto sobre logro del equilibrio físico ante situaciones de emergencia. El miedo, que es un ataque psicológico, por más poderoso que sea, siempre se puede vencer…hacerlo está en Ud.

Se trata de una sensación negativa que tiene un orador cuando debe enfrentar un público. Recuerde que, para hablar, es mucho más fácil ver 20 nucas que te estén mirando 40 ojos.

Puede manifestarse con sequedad en la boca y garganta, transpiración, respiración entrecortada, el corazón arranca con cebador al mango y por sí solo. En ese estado aparecen las miradas con ojos y cara sonrojada, moradas esquivas o sorprendentemente fijas, movimientos torpes en manos y piernas y la mente se aclara y se oscurece de golpe.

Este fenómeno es común a todos los oradores por más avezados y experimentados que sean, pero sí podemos dejar en claro que si el miedo no es morboso n i obsesivo, desaparece al empezar a hablar…lo importante es que el miedo no avance sobre el tema que tenemos que desarrollar. Esa es la característica de un buen artista y, por supuesto, de un buen orador.

No es siempre destructivo, muchas veces se respalda en nuestra responsabilidad y el respeto por el auditorio, aunque nunca se puede decir que está en relación con la cantidad de personas que forman el público (uno nos da el mismo miedo que 100). Pero cabe acotar que muchos oradores sienten temor en relación directa con el número de público. Algunos se aterran ante pocas personas y otros ni quieren subir cuando el número de asistentes es importante. Esto es propio de la personalidad de cada orador…tiene que averiguar en qué situación se encuentra Ud. y…vencerla.

                                                      Timidez

Es uno de los signos positivos del ser humano, pues obedece a una especial sensibilidad dcel alma y, sobre todo a una intensa vida interior.

Es preferible a lo que muchas veces nos ataca y es la inconsciente temeridad, que se basa mucho en la improvisación y cuando comenzamos a discurrir así, ocurre generalmente que en la mitad nos quedamos sin memoria y sin saber dónde recurrir para darle forma a una idea que nunca la tuvo.

Podemos decir que no existen fórmulas para atacar al terror del orador, pero es importante entender por qué se genera, por ejemplo algunas de sus causas pueden ser

  • Un transitorio complejo de inferioridad
  • Una sobre estimación excesiva del yo, es decir que no se tolera ni el más mínimo fracaso
  • Falta de preparación suficiente del tema
  • Falta de autoridad sobre el tema
  • Emociones positivas y/o negativas sobre alguno de los asistentes o todos ellos
  • Temor a hacer el ridículo
  • Miedo a olvidarse o confundir su tema
  • No saber dónde poner las manos
  • Querer recordar todas las partes del discurso
  • Poca preparación para evitar y superar tangentes

Si bien no existen fórmulas, podemos recurrir a otros oradores que indicaron ante estos casos conductas que a ellos les hicieron bien, por ejemplo:

  • Controlar los signos exteriores de inestabilidad emocional
  • Hacer buen uso de las reacciones fisiológicas, que siempre inconscientemente se exageran en el momento de hablar
  • Simplificar el discurso
  • Trasladar la atención del orador hacia el tema

Otras situaciones que ayudan son:

  • Elección del tema o parte de él y contar experiencias propias que provoquen actitudes mentales  de apoyo por parte de los asistente
  • Nunca provoque el apoyo, el apoyo del público no se impone
  • Domine bien el tema, si no puede o lo pierde, busque conexión sin que se pierda la esencia del discurso
  • Rompa la tensión muscular moviéndose o realizando maniobras que ocupen sus músculos
  • Utilice bien los medios didácticos, más que explicativos, sean como apoyo a su discurso
  • Dele lugar a sus ansias por compartir y entregar
  • Tenga en cuenta sus objetivos, lo que quiere y la causa que lo llevó a hacer ese discurso
  • Minimicemos el riesgo (se logra con autoridad sobre el tema y el público)
  • Enfrente el riesgo, es decir que Ud. se haga cargo de Ud. y entienda que la solución no es la fuga o el aislamiento

PROGRAMA Y BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA EN BASE A LÍMITES NIVEL 1

EL ARTE DE HABLAR EN PÚBLICO

Si quiere ser un Expositor ameno, Primero debe  lograr el equilibrio mental y gestual ante toda situación que se le presente y tenga enfrente  para concretar una eficaz, efectiva y entendible, como buena transmisión de su discurso…después, en la práctica tenga cuidado con el volumen, intensidad y la tonos de su charla. Controle y domine su lenguaje silencioso.  Suprima los dos puntos que denotan lo que está diciendo y evite los puntos y comas, los cuales indican un pensamiento posterior; pero ponga bastantes puntos finales, los cuales demuestran que se finaliza. y, especialmente, emplee signos de interrogación, los cuales invitan a otras personas a contestar o empezar a hablar.

                                                                                                                                            Genaro e Ignacio

Objetivos:

Analizar en profundidad los Niveles de Comunicación y la Escala de Necesidades con el fin de detectar, seleccionar e internalizar en modo personal hechos que nos permitan estructurar o corregir esquemas de comunicación, intrapersonal frente a condiciones normales de trato o bajo presión al efectuar Exposición ante con distintos públicos con método seleccionado o adaptado personalmente como modo de conducta que determine efectividad y aumento de eficiencia en la exposición.

Trabajar sobre el proceso de comunicación real-actual, diagramando un acomodamiento dinámico, acorde a las situaciones de relaciones internas y externas que requiere el éxito de la exposición.

Obtener un permanente estado de consenso en las relaciones interpersonales e inter-áreas, con la finalidad de confeccionar planes de acción basados en efectividad creciente.

Dirigido a: Profesionales, Funcionarios y Dotación de Instituciones Gubernamentales, Ámbito de la Comunidad Educativa, Personal afectado a Atención al Público, Personas interesadas en observar y mejorar la calidad de las comunicaciones interpersonales.

Duración: 5 horas cátedra

Desarrollos:

  • La Escala de Necesidades Humanas y los Niveles de Comunicación.
  • Las relaciones Humanas y el Entendimiento en sus diferentes situaciones
  • Pensar para exponer. Situación personal física y psicológica
  • El Objetivo. Determinar etapas en planificación para su Logro
  • Esquema del tema a definir, tiempo de exposición aplicando los Niveles de Comunicación
  • Aplicar el silencio, la Coma, Punto y Coma, Punto Seguido. Punto Aparte. Punto Final
  • Volumen, Tono utilizados al  determinar sentimientos paralelos o enfrentados
  • Movimientos, miradas, modos gestuales  del Expositor durante el discurso
  • Factores que afectan al Proceso de Comunicación
  • Determinar modo de explicar detalles según situación personal ante distintos públicos
  • Las 6 Grandes
  • 4 pasos al hacer una presentación
  • El Lenguaje Silencioso del Público.
  • Lo difícil de las dificultades
  • Redimensionar el Plan de Diseño del Discurso
  • Tratamiento de casos seleccionados por el Capacitador y reales aportados por los participantes

Metodología de trabajo: Clases virtuales, Disertación, seguida de discusión y trabajos grupales. Reflexión individual y grupal. Elaboración de trabajos prácticos basados en situaciones reales de trabajo. Presentación disertación por los participantes. Se utilizarán las técnicas Role Playing, Brainstorming, Philips 66, herramientas útiles para tratamiento de problemas, esquematizando su aplicación a fin de obtener soluciones efectivas a las situaciones planteadas.

Proyección de videos y documentales especialmente seleccionados.

Evaluación individual, personalizada y en grupo.

LA PERMEABILIDAD ENTRE LAS FUNCIONES EMISOR-RECEPTOR, ES BASE FUNDAMENTAL PARA EL ÉXITO DE SU EXPOSICIÓN…

Y, POR AHORA…HASTA AQUÍ  LLEGAMOS CON EL NIVEL 1…

Gracias…,

Genaro e  Ignacio

Bibliografía consultada, entre otros:

  •  Codoñer, Carmen (ed), Historia de la literatura latina, Madrid 1997  E.J. Kenney y W.v.Clausen (eds.), Historia de la literatura latina (CAMBRIDGE UNIVERSITY),
  • Gredos, Madrid 1989  Howatson, Diccionario de la literatura clásica, Alianza Editorial
  • Dioses y Hombres – Materia Relaciones Humanas – Autoría propia. 2014
  • Inteligencia emocional – Valls – Ed 2000
  • Grandes Discursos de la Historia Argentina – Privitellio – Romero –Aguilar –  2000
  • Gestión del Capital Humano – Autoría propia
  • Comunicaciones Interpersonales – Aut. Propia 2018
  • Líder neutralizados de crisis – Aut propia – 2010
  • Dalai Lama – 2014
Publicado en Recursos.

Deja una respuesta