“Conducción segura de camionetas 4×2 y 4×4” Recomendaciones – Trucos – Otras Técnicas

Algunas recomendaciones

1) Presión de las cubiertas. Es fundamental ajustarla a cada terreno. En ruta unas 35 libras. Si hay barro bajarla (la flexibilidad del neumático expulsa el barro) a entre 25 y 30 libras.En arena 20 libras o menos. Pero acordate: doblá muy suave para no desbandar una cubierta. 2) Reductora. Los especialistas recomiendan colocarla si el barro se pone espeso y al bajar a la arena. No es que en la arena sin reductora te vas a quedar, pero te permitirá usar cambios más altos y tener mayor freno-motor, por ende pisar menos el pedal de freno.

EL NAVEGANTE
El navegante es el mejor amigo del conductor. El papel del navegante es fundamental en el manejo todo terreno ya que será él, en efecto, el que, en los pasos más difíciles, servirá de guía al conductor desde tierra, con las señales convenidas, para que siga la mejor trayectoria donde apoyar las ruedas haciendo, de ser el caso, de contrapeso en los pasos en lateral y, apelando a su experiencia, ayudará al conductor en determinar la mejor solución para enfrentar las diferentes situaciones.

El pasajero de un 4×4 debe ser consciente del hecho que, al salir del asfalto, ya no es un turista que disfruta del paisaje, sino que se convierte en parte integrante de la conducción del todo terreno y la clave del éxito del viaje y, por suerte o por desgracia, el que usará más a menudo guantes y botas!

 TRUCOS DEL OFICIO
Reafirmando la idea de que en el Off-Road vale más de la práctica y la experiencia que cualquier manual, aun de mil páginas, vamos a presentar una lista de algunos de los trucos que pueden ayudar a superar las difíciles situaciones que se encuentran a menudo en la conducción.  El primer consejo, sin embargo, es siempre en cualquier situación mantener la calma. Una mente abierta a la evaluación de diferentes soluciones será siempre el «truco» más útil para resolver la situación.
El Impulso

Cuando la situación lo permite, cuando usted tiene dificultades para hacer frente a una subida particularmente difícil, se podría tomar un impulso tal que permita al 4×4 subir utilizando la inercia adquirida, y con menos esfuerzo para el motor y sin el riesgo de excavar el suelo al descargar la potencia en el terreno. 
El impulso también se puede utilizar en otras situaciones que requieren «una ayudadita», lo importante es dosificar con exactitud el acelerador a fin de garantizar el éxito del paso. El impulso puede ser nocivo sea en el caso que es insuficiente, por ejemplo cuando se atraviesa un barrial y no nos permite salir haciéndonos, de todas formas, pasar el punto de “no retorno”, sea en caso, de ser exagerado, haciendo saltar el 4×4 al final de una subida con posibles daños al vehículo.

La Bogada (Remar, Bogar)

Durante la conducción off-road nos encontramos a menudo en un terreno con poca adherencia. Cuando las ruedas no son capaces de hacer avanzar el 4×4, deslizando en el terreno, es posible intentar “remar”, girando con movimiento oscilante, a la derecha y la izquierda el volante, buscando tracción junto a nuestras huellas. Esta maniobra, además de buscar el suelo «bueno» en el que agarrase, permitirá al 4×4 desacomodarse lo suficiente como para escapar de la “plantada”. La bogada se puede hacer con cualquier fondo (grava, barro, nieve) pero es de evitar en la arena suave, donde sólo nos ayudará enterrarnos más.

El Telegrama Esta maniobra no es sino una serie de repetidas aceleraciones hechas, siempre que usted necesita recuperar la tracción, con el fin de limpiar el barro que se haya acumulado en los neumáticos que, compactándose entre los tacos, haya hecho inservible el dibujo de la banda de rodamiento. Las ruedas, ganando velocidad durante la aceleración, se vacían del exceso de lodo, gracias a la fuerza centrífuga, reganando la funcionalidad de los tacos. Obviamente, esta maniobra sólo es útil en los casos en que las condiciones del fondo sean tales como para «llenar» las ruedas. Sobre la grava y camino de tierra el “telegrama” puede arrojar piedras por doquier y convertirse en peligroso.
Dos Pedales
Después de haber adquirido una buena experiencia será posible enfrentar bajadas siempre más fuertes, sobre suelo de escasa adherencia, utilizando la maniobra de los “dos pedales”; durante un fuerte descenso, el uso de una velocidad más larga de la primera corta puede resultar peligroso por la velocidad que el 4×4 puede adquirir a lo largo de la bajada.
En este momento se puede, utilizando la primera corta, evitar que las ruedas patinen manteniendo un pie dosificando el acelerador y ayudando el freno motor actuando con el otro pie sobre el freno. Esta maniobra requiere, sin embargo, mucha sensibilidad y mucha práctica. 

La Reversa Larga

A menudo, durante una plantada en condiciones de mala adherencia (por ejemplo en un barriall), nos vemos tentados a dar con el acelerador en el ir y venir tratando de recuperar la velocidad necesaria para escapar de la situación. Al hacerlo, sin embargo, puede empeorar la situación porque nuestros ruedas descargan a tierra, de repente, mucha potencia removiendo el poco de fondo que nos hace falta. Para evitar esto es siempre posible excluir la reductora y utilizar marchas largas. La marcha larga, descargando a tierra una potencia mucho más dosificada, evita que las ruedas patinen inútilmente y además, una vez ganados unos metros de movilidad, nos permiten un arranque más ligero y el retorno al suelo compacto.

El Péndulo A menudo, usted camina fuera de la carretera en pistas y senderos de montaña que cruzan y cruzan en zig-zag.. Como a menudo el 4×4 tiene dimensiones impresionantes, no siempre es fácil, llegando a la curva, girar el 4×4 para continuar la subida. La maniobra puede, en efecto, a su vez ser peligrosa. Entones se puede proceder en “péndulo”: no habiendo tenido la oportunidad de tomar la curva, se puede hacer frente a la próxima sección en retroceso para evitar cualquier maniobra peligrosa. El manejo en retroceso no siempre es fácil y no todo el mundo tiene la experiencia para hacer una maniobra como el péndulo. El Navegante se convierte en la figura fundamental que, a pie, adelantando el 4×4, ayudará al conductor en los tramos que debe recorrer en reversa.

Publicado en Recursos.

Deja una respuesta