“Conducción segura de camionetas 4×2 y 4×4” Las claves del terreno RIPIO – NIEVE – HIELO – VADEO

Las claves del terreno

Ripio: «Se tiene poca adherencia, por lo que se debe controlar la velocidad. Siempre hay que mantener la tracción (4×4 H) y no tocar el embrague. Si se pierde el control, no pisar el freno ni el embrague: hacer un rebaje o acelerar suave.
Superficie traicionera que reina, por ejemplo, en la Patagonia. Tratá de mantener siempre la tracción (apretá el embrague solo para pasar los cambios).

Colocá la tracción en «4×4 alta». Ante una pérdida de control no apretar el freno o el embrague, hacer rebajes con la caja de cambios.

Nieve: «La técnica de manejo consiste en romper la capa superficial y traccionar en el piso más sólido debajo, por lo que sería útil usar cadenas. Se debe topar la nieve (en vaivén, adelante y atrás) para hacer el camino. Si el espesor es de 30 cm a 1 m, debemos inflar bien los neumáticos. Si es de más de 1 m, lo ideal es tratar de compactar la nieve sin romperla para no quedarnos encajados; para esto, no sirven las cadenas y la presión de los neumáticos debe ser la más baja posible».


Hay que tratar de evitarla. Hasta un metro de nieve aproximadamente se recomienda usar cadenas y neumáticos bien inflados. Es imprescindible estar acompañado porque es común quedar encajado. Para más de un metro, se circula sobre la nieve sin romper la capa superficial. Avanzar muy despacio con presión muy baja de cubiertas. Conducción sobre nieve –          Evitar el uso del freno ya que se puede producir el bloqueo en las ruedas y el consiguiente derrapaje. Hay que aprovechar la capacidad de retención que ofrece el motor. –          Usar las marchas reductoras. –          Conducir con suavidad: no mover bruscamente el volante ni acelerar demasiado. –          Si la pista tiene una inclinación lateral, procurar conducir con las ruedas rectas para evitar que se culee y se patine hacia el lado inferior. –          Debemos prestar la máxima atención por si la nieve oculta una zanja o un obstáculo.

Hielo: «Escaso agarre, así que muy baja velocidad. No frenar nunca, acelerar muy suave, usar cadenas y tener mucho cuidado en los lugares con sombra, de noche y antes que salga el sol».

Una de las superficies más peligrosas. Reducir la velocidad y usar cadenas (asegurarse de saber colocarlas antes de iniciar el viaje). No circular ni muy temprano ni muy tarde, los horarios de más bajas temperaturas. Los «planchones» se suelen formar en zonas en sombra, por ejemplo luego de una curva en un camino de montaña. Extremar las precauciones.

Vadeo:
 «Hay que evitarlos: arruinan el vehículo. Se hacen en 4×4 Low en 1° o 2°; antes hay que conocer la profundidad del agua. Se ingresa muy despacio con las ruedas delanteras y luego hay que mantener un régimen constante (2000/2500 rpm) y jamás debemos detenernos. Conviene no empujar mucho para no hacer ola: esto aumenta el nivel de agua. Si vemos que el filtro de aire puede quedar tapado, se puede vadear marcha atrás».

Cruzar un arroyo puede ser peligroso. Hacerlo si es la única alternativa. Primero asegurarse la profundidad (alguien se va a tener que mojar). El límite de altura de agua de la camioneta es el de la toma de aire del motor. Hay que ingresar muy despacio y no detenerse hasta cruzarlo por completo. Tener en cuenta la corriente.

Antes de atravesar el vado:

·         sondea el vado y detecta los agujeros, las piedras, los troncos… ·         determinar una trayectoria y un punto de salida ·         comprueba la impermeabilidad del vehículo ·         desinfla los neumáticos a 1,5 bar

Ahora ya puedes atravesar el vado:

·         entra suavemente en el agua a velocidad constante ·         si el motor se cala en medio del vado, sobre todo no intentes volver a poner en marcha el vehículo. Existe riesgo de absorción de agua por el tubo de escape o incluso de admisión de aire en caso de reactivación del motor. En este caso, hay que hacerse remolcar con el motor apagado

Una vez pasado el vado:

·         vuelve a inflar los neumáticos a presión normal ·         examina la parte inferior del vehículo para eliminar hierbas y ramas

–          La altura máxima de vadeo es aquella que permite al vehículo sumergirse en el agua sin dañar su mecánica, bien sea porque entre agua en el motor a través del filtro de aire o por afectar al encendido. Las alturas que indican las diferentes marcas suelen referirse al límite a partir del cual el agua entra dentro del habitáculo.

–          Antes de iniciar un vadeo siempre hay que explorar antes a pie para averiguar la profundidad del agua y el estado del fondo.
Publicado en Recursos.

Deja una respuesta