Almacenamiento de Productos Químicos.

En la tablas se indican una serie de requisitos básicos que deben cumplirse en el almacenamiento de productos químicos y que pueden ayudar a la hora de realizar la estimación de riesgos, sobre todo cuando, por las cantidades almacenadas, no sea de aplicación la legislación de aplicación en particular lo recogido en el Reglamento y tablas de compatibilidad


No obstante, los requisitos legales establecidos en esta normativa relativa al almacenamiento sólo serán de aplicación a partir de una determinada cantidad almacenada, siempre y cuando no se disponga lo contrario en alguna de las ITC. Dicha cantidad varía en función del tipo de producto químico del que se trate, así, por ejemplo, en el caso de irritantes, sensibilizantes, cancerígenos, mutágenos o tóxicos para la reproducción será de aplicación cuando se almacenen cantidades iguales o superiores a 1000 kg y, sin embargo, en el caso de los comburentes, esta cantidad es de 500 kg

En la tabla se indican una serie de requisitos básicos que deben cumplirse en el almacenamiento de productos químicos y que pueden ayudar a la hora de realizar la estimación de riesgos, sobre todo cuando, por las cantidades almacenadas, no sea de aplicación la legislación anteriormente citada.

Requisitos básicos
Reducir las cantidades almacenadas de productos químicos a las mínimas posibles.
Disponer de unas instalaciones adecuadas en cuanto a dimensiones, ventilación,                                  señalización, sistemas de drenaje, iluminación, estanterías, etc., en función del tipo                                    de producto almacenado.
Identificar adecuadamente los materiales y los productos químicos y su cantidad.                                        Los recipientes deberán estar correctamente etiquetados conforme a la legislación                                      vigente.
Colocar los materiales sin invadir zonas de acceso y de forma segura, limpia y                                        ordenada.
Controlar el acceso de personas y vehículos ajenos a la instalación.
Almacenar las sustancias peligrosas debidamente separadas, considerando la                    incompatibilidad de ciertas sustancias
Mantener las sustancias inflamables alejadas de fuentes de calor, llama o chispa.
Comprobar periódicamente el buen estado de los envases evitando su deterioro por la                   variación en las condiciones térmicas del almacén.
Disponer de recipientes seguros y en buen estado para el transporte de productos                          químicos peligrosos.
No efectuar trasvases en la zona de almacenamiento.
Disponer de procedimientos seguros de manipulación y de medios para prevenir fugas o vertidos. Disponer de materiales adsorbentes.

Publicado en Recursos.

Deja una respuesta